Los colonos israelíes están denunciando activamente cualquier obra de construcción palestina en Cisjordania ocupada a las autoridades locales israelíes, en un esfuerzo por desposeer a los palestinos, según informaron el lunes medios de comunicación israelíes, informa la agencia de noticias Anadolu.

Un documento oficial interno obtenido por el diario Haaretz mostraba una estrecha cooperación entre los colonos y la Administración Civil israelí para denunciar cualquier obra realizada por palestinos.

El documento enumera 1.168 avisos de colonos israelíes a través de una plataforma en línea en el periodo comprendido entre el 10 de marzo y el 19 de octubre.

“Cavar un pozo”, “los árabes están plantando árboles” y “construcción masiva y preparación de parcelas” fueron algunas de las formas de denuncia de los colonos contra los palestinos.

“El documento interno también ofrece otra mirada a la intensa implicación de los colonos en las operaciones de la Administración Civil y del ejército israelí, desde el desalojo de palestinos de la mayor parte del territorio de Cisjordania y la prevención de sus obras de construcción e infraestructuras, hasta el meticuloso esfuerzo por garantizar que no sobrepasan los límites de los enclaves que Israel les ha asignado”, dice el documento.

Israel utiliza ampliamente el pretexto de la falta de permisos de construcción para demoler viviendas y edificios palestinos, especialmente en la zona C de Cisjordania ocupada, que constituye alrededor del 60% de su superficie.

La zona C está bajo control administrativo y de seguridad de Israel hasta que se alcance un acuerdo sobre el estatuto definitivo con los palestinos.

En virtud de los Acuerdos de Oslo de 1995 entre Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Cisjordania, incluido Jerusalén Este, se dividió en tres partes: las zonas A, B y C.

Fuente: Monitor de Oriente