Cargando contenido...

Fiscal general de Israel se lava las manos y no intervendrá en el caso de desalojos en Sheikh Jarrah

Home|Noticias|Fiscal general de Israel se lava las manos y no intervendrá en el caso de desalojos en Sheikh Jarrah

Avichai  Mandelblit no quiso intervenir en el caso, pese a la solicitud de los abogados de las familias palestinas y del Tribunal Supremo, porque a juicio del personero su opinión no podría impedir la expulsión de los palestinos del barrio de Jerusalén Este.

 El fiscal general de Israel, Avichai Mendelbit, informó al Tribunal Supremo israelí que no intervendrá en los desalojos contra las familias palestinas del barrio de Sheikh Jarrah en Jerusalén Este, ya que a su juicio el caso es “demasiado débil” y que su opinión legal no podría impedir la expulsión, programada para los próximos días.

Los abogados que representan a las familias palestinas habían solicitado que Mandelblit interviniera en el caso y la Corte Suprema, que está escuchando las apelaciones contra las condenas, dijo el mes pasado que esperaría escuchar al fiscal general antes de tomar una decisión.

Mendeblit basa su decisión citando “una multiplicidad de casos legales a lo largo de los años” y “las determinaciones de hecho y de derecho” relativas a Sheikh Jarrah como motivo de su decisión, afirmando que es poco probable que los argumentos que presente en este caso cambien su resultado.

El Tribunal Supremo dio hasta mañana 8 de junio a la fiscalía general para que presentara un dictamen jurídico sobre el caso, que desencadenó una serie de protestas por parte de los palestinos residentes del barrio de Sheikh Jarrah, dada la opinión de Mendelblit, se espera el inminente desalojo.

La ONG israelí Peace Now, criticó la decisión de Mendelblit en un comunicado, calificándola de “intento cínico de evadir la responsabilidad”. Pidió al Estado “que presente a la opinión pública y al tribunal su postura, mientras se echa a las familias a la calle empleando un conjunto de leyes que discrimina entre israelíes y palestinos”.

Los desalojos de Sheikh Jarrah se basan en parte en una ley israelí de 1970 que permite a los israelíes reclamar las tierras de Jerusalén Este que supuestamente les pertenecían antes de 1948. No existe una ley similar para los palestinos que perdieron sus hogares tras la creación de Israel en 1948 y la Kneset (parlamento) aprobó una ley en 1950 que les impide reclamar las propiedades confiscadas.

Tras la formación del Estado de Israel en 1948, veintiocho familias fueron desplazadas de sus hogares en Sheikh Jarrah. Hoy la amenaza del desalojo de ocho familias de refugiados palestinos está presente y a la espera de un fallo judicial del tribunal israelí, que ordenó un aplazamiento en los tiempos para expulsar a las familias palestinas del barrio de Sheikh Jarrah y con ello la pérdida de sus hogares en favor de colonos israelíes, en complicidad con las autoridades israelíes que pretenden borrar cualquier vestigio de la población árabe en Jerusalén Ocupado.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *