Los funcionarios dejaron en la calle y sin hogar a 25 palestinos, la mayoría de ellos niños.

Fuerzas israelíes demolieron ayer una comunidad residencial en el norte de Jericó, dejando sin hogar a cuatro familias, compuestas por 25 miembros, la mayoría de ellos niños. Las demoliciones acabaron con cuatro casas y seis corrales de ganado tras irrumpir en la comunidad.

Además, según fuentes locales, las fuerzas israelíes habían visitado la zona hace unos días y le tomaron fotografías, para luego destruir y confiscar las viviendas.

El 60% de Cisjordania Ocupada está clasificado como zona “C”, lugar donde se encontraba la comunidad en Jericó y que además, tienen prohibido realizar cualquier tipo de construcción.

 

Fuente: Qudsnen

Edición: Comunidad Palestina de Chile