Los habitantes del barrio de Jerusalén Este han captado la atención del mundo y la comunidad internacional está a la espera de la decisión que tome el Tribunal Supremo israelí sobre la expulsión de los palestinos.

Desde hace casi 15 años que los residentes palestinos del barrio de Sheikh Jarrah, en Jerusalén Ocupado, luchan contra los intentos de colonos israelíes que insisten en apoderarse de sus casas utilizando subterfugios legales.

En ese contexto, las familias palestinas que enfrentan el desalojo han advertido al unísono que “Nunca dejaremos nuestra tierra”, en momentos en que la atención internacional está centrada en la sentencia definitiva que debe dar el Tribunal Supremo de Israel sobre esta lucha interminable de los palestinos, quienes se convirtieron en un grito de guerra para los defensores de la causa palestina en todo el mundo.

Avichai Mendelblit, fiscal general de Israel, notificó ayer al Tribunal Supremo que no intervendría en el caso, lo que refuerza las especulaciones de que confirmará las decisiones tomadas por los tribunales inferiores de desalojar a las familias palestinas. Aunque no se ha anunciado la fecha definitiva para la sentencia final, se espera que tenga lugar en las próximas semanas.

Las protestas en torno a Sheikh Jarrah, también se consideran como uno de los desencadenantes del reciente estallido de violencia entre Israel y Hamas, lo cual terminó con un alto el fuego, tras 11 días de enfrentamientos en el que murieron más de 250 palestinos, incluidos 67 niños.

En virtud de un acuerdo alcanzado entre el gobierno jordano y el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina, 28 familias palestinas serían desalojadas de sus barrios. A cambio de renunciar a su condición de refugiados, se les permitiría vivir en sus propias viviendas en calidad de “arrendatarios” durante un periodo de tres años.

En total, unos 300 residentes árabes de Sheikh Jarrah -todos miembros de estas 28 familias- podrían quedar en la calle tras ser expulsados de sus casas si el Tribunal Supremo falla finalmente en su contra. Medida que ha sido cuestionada, por la falta de compromiso del fiscal general israelí que se negó a apoyar a las familias palestinas.

El editorial de hoy del diario israelí, Haaretz, aborda como Israel elude su responsabilidad hacia los residentes de Sheikh Jarrah, tras la decisión del fiscal general israelí, Avichai Mendelblit, de no intervenir en los casos de desalojos en el barrio, dando así un aparente apoyo a los colonos de que se trata de un simple caso civil de propietarios que intentan expulsar a los ocupantes ilegales.

Sin embargo, esta decisión ignora el papel que han desempeñado las autoridades estatales para convertir asentamientos para colonos en un barrio en el que viven cientos de palestinos.

 

Fuente: Haaretz

Edición: Comunidad Palestina de Chile