En una carta abierta firmada por más de 250  profesionales, estos señalan que  “términos  como apartheid, persecución, supremacía étnica están ganando cada vez más reconocimiento tras años de defensa de los palestinos, y nosotros, como periodistas, tenemos que examinar si nuestra cobertura refleja esa realidad”.

Más de 250 periodistas que trabajaban en los principales medios de comunicación del mundo,  firmaron una carta abierta solicitando a la industria de las noticias que deje de “ocultar la ocupación israelí y la opresión sistemática de los palestinos” en los medios de comunicación

La carta escrita “por y para periodistas” fue publicada ayer y acusa a los principales medios de comunicación de “fallar” a su audiencia con una “mala práctica periodística de décadas”, que ha desinformado al público sobre la realidad de la ocupación israelí.

 Periodistas del Washington Post, el Wall Street Journal, The Daily Beast, The Texas Observer, Vice News, The Intercept, Jewish Currents, Los Angeles Times y Condé Nast, entre otros, han firmado la carta.

“Encontrar la verdad y hacer que los poderosos rindan cuentas son principios fundamentales del periodismo”, dice parte de la carta. Esta también añade que “durante décadas, nuestra industria periodística ha abandonado esos valores en la cobertura de Israel y Palestina. Hemos fallado a nuestras audiencias con una narrativa que oscurece los aspectos más fundamentales de la historia: La ocupación militar de Israel y su sistema de apartheid”.

Además, en el documento se pide a los medios de comunicación que cumplan con su “deber” y “cambien de rumbo inmediatamente” en cuanto a la cobertura sobre Israel y Palestina.

“Por el bien de nuestros lectores y espectadores -y de la verdad- tenemos el deber de cambiar de rumbo inmediatamente y poner fin a esta mala praxis periodística de décadas. Las pruebas de la opresión sistemática de los palestinos por parte de Israel son abrumadoras y no deben seguir siendo ocultadas”, dice la carta.

El documento además añade que en abril, Human Rights Watch publicó un informe de 213 páginas que documentaba que las autoridades israelíes cometen “crímenes contra la humanidad de apartheid y persecución”. Estos términos  “de apartheid, persecución y supremacía étnica están ganando cada vez más reconocimiento institucional tras años de defensa de los palestinos, y nosotros, como periodistas, tenemos que examinar si nuestra cobertura refleja esa realidad”, dice la misiva

Además aborda los últimos acontecimientos ejemplificando con “el lenguaje utilizado en la reciente cobertura del barrio de Jerusalén Este Sheikh Jarrah. Los medios de comunicación suelen referirse al desplazamiento forzoso de los palestinos que viven allí -ilegal según el Derecho Internacional y potencialmente un crimen de guerra- como desalojos”.

“Este término implica engañosamente una “disputa” inmobiliaria entre el inquilino y el propietario, una descripción inexacta del estado de las cosas. Las Naciones Unidas consideran que Jerusalén Este es un Territorio Palestino Ocupado, lo que significa que no se reconocen las reclamaciones territoriales de Israel allí”, indican.

Los periodistas dijeron que la asimetría en el contexto no sólo se extiende al lenguaje que utilizan los periodistas, sino que las historias tienden a amplificar desproporcionadamente las narrativas israelíes mientras suprimen las palestinas.

“Con demasiada frecuencia, los medios de comunicación repiten acríticamente las afirmaciones militares israelíes sobre sus ataques a Gaza, sin pedir pruebas o evidencias, a pesar de los claros ejemplos en los que los funcionarios israelíes difunden información falsa”, afirma la carta.

En ese contexto, los periodistas manifestaron que se les confía una “misión profundamente importante en una sociedad libre y democrática, el poder de informar al pueblo y guiar la conversación nacional, desde la mesa familiar hasta el Capitolio”

Por último, los profesionales hicieron un llamado a otros periodistas para que cuenten “la verdad completa y contextualizada, sin miedo ni favoritismos, para que reconozcan que ofuscar la opresión de los palestinos por parte de Israel incumple las propias normas de objetividad de esta industria”.

“Tenemos la obligación sagrada de contar la historia correctamente. Cada vez que no informamos de la verdad, fallamos a nuestro público, a nuestro propósito y, en última instancia, al pueblo palestino”.

Fuente: Qudsnen

Edición: Comunidad Palestina de Chile