El sindicato condenó la decisión de las autoridades de ocupación israelíes de renovar el cierre de la oficina de Palestine TV e impedir que su equipo opere en Jerusalén ocupado durante otros seis meses, como un nuevo crimen contra las instituciones de los medios de comunicación palestinos y los periodistas.

El PJS añadió que los periodistas palestinos de Jerusalén son objeto de atentados y agresiones a diario, y que se les impide informar sobre los crímenes cometidos por las fuerzas israelíes. En esa misma línea, el Sindicato hizo mención al hecho particular de las expulsiones forzadas en Sheikh Jarrah, al tiempo que señaló que dichos crímenes están en consonancia con la política de apartheid sionista contra el pueblo palestino.

Además, el PJS se comprometió a hacer un seguimiento de los atentados en contra de las instituciones internacionales y palestinas, entre ellas, la Federación Internacional de Periodistas (FIP), la Federación de Periodistas Árabes (FAJ), así como la comisión internacional de investigación creada recientemente por el Consejo de Derechos Humanos.

Amir Ohana, cofundador del Ministerio de Seguridad Pública israelí, renovó el jueves por cuarta vez consecutiva la decisión de cerrar por seis meses la oficina de Palestine TV en Jerusalén, que forma parte de los territorios ocupados según el derecho internacional. En ese contexto, la orden de clausura se ordenó por primera vez en noviembre de 2019, con el pretexto de que Palestine TV está afiliada a la Autoridad Palestina.

Mientras se ordenaba el cierre de las oficinas, las fuerzas israelíes y el personal de inteligencia allanaron varias oficinas de medios de comunicación en Jerusalén, quienes citaron a los periodistas para informarles sobre la decisión y amenazaban con castigarlos en el caso de que reanudaran su trabajo en el medio.

A principios de esta semana, PJS documentó 337 crímenes y ataques de las autoridades de ocupación israelíes contra periodistas e instituciones de los medios de comunicación en los territorios palestinos ocupados, desde que las tensiones se agudizaron a principios de mayo.

 

Fuente: Wafa

Edición: Comunidad Palestina de Chile