La demolición se hará con el objetivo de construir un parque temático religioso donde los israelíes creen que el rey David tenía un jardín en tiempos bíblicos.

En un nuevo crimen de limpieza étnica unas 120 familias palestinas que viven en más de 100 edificios de la localidad de Al Bustan en Silwan, se enfrentan a la demolición de sus propiedades para construir sobre sus ruinas un parque temático religioso donde los israelíes creen que el rey David tenía un jardín en tiempos bíblicos.

El lunes, los inspectores de la municipalidad de Jerusalén Ocupado, acompañados por las fuerzas israelíes, entregaron avisos para demoler al menos 13 de esas casas y estructuras en un plazo de 21 días, después de que un tribunal israelí dictaminó anteriormente que habían sido construidas sin los permisos respectivos.

En ese contexto, Angela Godfrey-Goldstein, activista y codirectora de la organización israelí Jahalin Solidarity, denunció que la entrega de las órdenes no llegaron a los afectados y siempre son encontradas en el suelo o se vuelan con el viento. “Afirmar que las órdenes fueron entregadas es algo inexacto”, dijo la activista.

“Cuando los inspectores entregan las órdenes a los palestinos, no lo hacen en persona ni las pegan en las puertas correspondientes, a pesar de que los avisos dicen ‘demolición en un plazo de 21 días desde su recepción'”, añadió Godfrey-Goldstein a Al Jazeera.

Según la activista, “los palestinos solo saben que sus casas serán demolidas cuando se despiertan con el ruido de las puertas al ser golpeadas, o el día anterior cuando los inspectores van a sacar fotografías”.

Desde el municipio de Jerusalén, rara vez aprueban los permisos de construcción a palestinos, todo esto por su continuo esfuerzo de eliminar cualquier presencia de palestinos en el sector, lo cual facilita además, la construcción de asentamientos ilegales y la expulsión forzosa de residentes palestinos de sus propias viviendas.

Silwan: Un barrio con presencia palestina centenaria

Son más de 30 personas, pertenecientes a tres generaciones, que viven en las casas de Fakhri Abu Diab y de su hermano Nader Abu Diab, las cuales serán demolidas en las próximas semanas.

Los recursos de las familias contra la decisión del tribunal israelí de 2019 que autorizaba las demoliciones, fueron desestimados en 2020. Las órdenes de proceder se emitieron en marzo de este año y la notificación final se entregó el lunes. “Mi familia ha vivido en esta casa durante décadas, mucho antes de que Israel ocupara Jerusalén Oriental”, dijo Fakhri Abu Diab, vocero del Comité de Defensa de la Tierra de Silwan.

“Fui docenas de veces al Ayuntamiento de Jerusalén, a veces acompañado por un abogado y un ingeniero, pero me dijeron repetidamente que no se expedirían permisos de construcción para Al Bustan, ya que se iba a convertir en un parque temático judío”, agregó el vocero a Al Jazeera.

El plan del Ayuntamiento de Jerusalén de construir el parque Gan Hamelech (Jardín del Rey) en el terreno de Al Bustan, y de unirlo a la cercana Ciudad de David, es sólo una parte de la historia de ocupación que se aplica a toda Cisjordania ocupada por Israel, concretamente a la zona C, que comprende el 60% del territorio.

Fuente: Al Jazeera

Edición: Comunidad Palestina de Chile