El acto en apoyo a Palestina se realizó frente a Downing Street y en ella los manifestantes exigieron al G7 poner fin a toda la cooperación en materia de seguridad militar con Israel y aplicar sanciones específicas contra Israel hasta que cumpla con el Derecho Internacional.

Más de 8.000 personas asistieron el sábado a una manifestación frente a Downing Street en Londres, pidiendo el fin de la ocupación de seguridad del Reino Unido con Israel.

La protesta, convocada por varios grupos, entre ellos la Campaña de Solidaridad con Palestina (PSC) y Stop The War, exigieron que se tomaran medidas contra Israel y el crimen de apartheid que se sigue imponiendo al pueblo palestino.

En un comunicado, el PSC dijo que “el apartheid israelí sólo puede mantenerse gracias a la complicidad de una serie de gobiernos, incluidos los del G7, el que incluye a los mayores proveedores de armas y tecnología militar al Estado de Israel, que son vitales para imponer el régimen de opresión de Israel”

El PSC además insistió en que todos los gobiernos tienen el deber de poner fin a su complicidad con el régimen opresor israelí.

En lugar de ayudar e instigar el régimen racista de Israel sobre el pueblo palestino, la declaración argumentó que “el G7 debe poner fin a toda la cooperación en materia de seguridad militar con Israel y aplicar sanciones específicas contra Israel hasta que cumpla con el Derecho Internacional”

En la manifestación intervinieron oradores de diversos grupos antibelicistas y de justicia social, así como Jeremy Corbyn, ex líder del Partido Laborista británico, quien reafirmó su apoyo a los derechos del pueblo palestino y añadió que la causa palestina une a personas de todas las creencias y orígenes. “Nuestra unidad es una unidad humana”, declaró Corbyn.

Por otra parte, al abordar el papel de las naciones del G7, Corbyn dijo que en un mundo que se enfrenta a crisis de derechos humanos, pobreza y desigualdad, la respuesta no es “más armas y más guerras”.

El embajador palestino, Husam Zomlot, también intervino en la manifestación, y exigió sanciones para el régimen de Tel Aviv y abogó por el fin de la complicidad de los gobiernos internacionales con los crímenes de guerra israelíes. Además, pidió la imposición de un embargo de armas de forma inmediata. “Han habido muchas conversaciones, pero ahora es el momento de actuar”, agregó.

Según un informe patrocinado por el PSC, el gobierno del Reino Unido aprobó exportaciones de tecnología militar y armas a Israel por un valor de más de 400 millones de libras entre 2015 y 2020.

La protesta se produce tras las manifestaciones de apoyo a Palestina del mes pasado, que atrajeron a miles de defensores de los derechos humanos en Londres y en todo el país.

En esa misma línea, la manifestación sigue una serie de protestas que se realizaron en mayo tras la escalada de violencia israelí. Estas crecientes violaciones de los derechos humanos de los palestinos se producen en el contexto de más de 70 años de despojo y limpieza étnica, y de la imposición de un sistema de gobierno que, según Human Rights Watch, equivalen a crímenes de apartheid y persecución.

 

Fuente: PNN Palestine

Edición: Comunidad Palestina de Chile