El recién estrenado premier israelí Naftali Bennett ratificó en su cargo a Benny Gantz como ministro de Defensa, quien dio la orden de aprobar nuevos “blancos de ataque” en el enclave costero.

Agrupaciones de palestinos hicieron un llamado a movilizarse en todos los Territorios Ocupados de Palestina para demostrar el descontento y condenar el discurso de odio por parte de los colonos que realizarán mañana este acto de provocación.

El cambio de timón en la política israelí al parecer no implica un cambio de rumbo frente a las políticas de apartheid y persecución tomadas en contra de la población palestina. Ello debido a que si bien la Knesset (parlamento israelí) terminó con la administración de 12 años del hoy ex premier Benjamín Netanyahu, dejó en su cargo al nacionalista Naftali Bennett, quien se opone a la creación del Estado palestino y es reconocido por sus comentarios incendiarios y racistas. “Hay algunas cosas que la mayoría de nosotros sabemos que nunca pasarán: no habrá una nueva temporada de Los Soprano… y nunca habrá un plan de paz con los palestinos”, indicó.

En ese marco, Bennet lidera el conglomerado “Gobierno del Cambio” y acaba de ratificar en el cargo al ministro de Defensa israelí, a Benny Gantz, quien entre sus primeras medidas actualizó nuevos “objetivos” para futuros ataques a la Franja de Gaza, ante un posible foco de tensión tras aprobarse la “Marcha de las Banderas”.

La marcha organizada por grupos israelíes de extrema derecha que se realizará mañana, había sido cancelada el pasado 27 de mayo debido a que su recorrido -con banderas israelíes y consignas contra los palestinos- contemplaba cruzar por la Jerusalén Este, lo cual fue interpretado como una provocación e incitación al odio, que había que evitar después de una escalada de violencia que dejó a más de 250 palestinos muertos, entre ellos 67 niños.

Hamas incluso les advirtió a los organizadores de que no permitieran “acercarse al Este de Jerusalén y al complejo de la mezquita de Al Aqsa”, por representar una clara provocación. Pero Netanyahu al verse derrotado y viendo que no lograría bloquear el acuerdo por el “Gobierno del Cambio”, aprobó en menos de 24 horas la polémica marcha de nacionalistas de extrema derecha y grupos pro colonos israelíes que atravesará Jerusalén Oriental Ocupada, según un comunicado de la administración israelí.

“La marcha se realizará el martes 15 de junio”, dijo el comunicado, agregando que el gabinete había aprobado la decisión y que el evento se realizaría en un formato a “ser acordado por la policía y los organizadores”.

En tanto, los palestinos encabezados por el Comité de Grupos Islámicos y Nacionales, hicieron un   llamado a movilizarse en contra de la “Marcha de las Banderas”, en todos los Territorios Palestinos Ocupados, con el fin de mostrar su descontento y condenar el discurso de odio por parte de los colonos que realizarán este acto de provocación.

En una declaración pública además solicitaron la solidaridad de la Comunidad Internacional frente a los crímenes de la ocupación y poner fin a la agresión de la población civil palestina. “Hacemos un llamado a todas las personas libres de todo el mundo para que se solidaricen con el pueblo palestino y su justa causa, y pongan fin a la agresión israelí contra nuestro pueblo y nuestros lugares sagrados”, indicaron. “Que el mundo sepa que las continuas violaciones israelíes en Jerusalén seguirán siendo el detonante que desencadene la lucha”.

Fuente: Qudsnen

Edición: Comunidad Palestina de Chile