Tras la salida del ex premier, los palestinos celebran el “fin de un capítulo oscuro” pero destacan que el nuevo ministro israelí es un gran impulsor de los asentamientos en Cisjordania Ocupada.

 Uno de los primeros aplausos que se escuchó desde el lado palestino fue el del premier Mohammad Shtayyeh tras la salida de su homólogo israelí, Benjamín Netanyahu, quien se caracterizó, en sus 12 años de gobierno, de llevar una política de apartheid y persecución contra los palestinos y calificó su administración como “el fin de un capítulo oscuro en la historia del conflicto”.

Pese a su salida, Shtayyeh no guarda muchas esperanzas de progreso con la coalición liderada por Naftali Bennett.  En una reunión de gobierno de la Autoridad Palestina, Shtayyeh advirtió que no ven al nuevo gobierno como menos peligroso que sus predecesores debido a que nuevo primer ministro impulsa los asentamientos ilegales en Cisjordania. “Este gobierno no tiene derecho a existir si ignora los derechos del pueblo palestino”, agregó.

En su discurso, Shyayyeh también advirtió que la celebración de la Marcha de las Banderas en Jerusalén Ocupado puede activar una nueva escalada de violencia. “Esa marcha es una provocación y una agresión contra los palestinos y debe cancelarse inmediatamente”, afirmó.

En tanto, Hamas advirtió al gobierno de Bennett sobre los negativos efectos que traería la marcha de grupos de derecha israelíes por la Ciudad Vieja de Jerusalén portando banderas israelíes.

“Hacemos un llamado a los palestinos de Jerusalén para detener la marcha de mañana”, dijo Abdulatif Al Qanua, vocero de Hamas. Además, calificó la celebración como “mecha para una nueva explosión por la protección de la mezquita de Al Aqsa y de Jerusalén”.

En ese contexto, Omer Bar-Lev, el recién nombrado ministro de Seguridad Pública, se reunirá hoy con Kobi Shabtai, miembro de las fuerzas israelíes, quien participará en una evaluación sobre la situación previa a la marcha. Sin embargo, los organizadores de la Marcha de las Banderas, llegaron el viernes a un acuerdo con la policía israelí para que se llevará a cabo mañana, después de ser cancelada la semana pasada por temor a que reavivara las tensiones y provocara disturbios en la ciudad.

 

Fuente: Haaretz

Edición: Comunidad Palestina de Chile