Desde Fatah hasta Hamas y la Yihad Islámica insisten en que la manifestación de extremistas sionistas es una provocación contra los fieles palestinos.

No hay voz palestina que no se haya levantado en contra de la polémica “Marcha de las Banderas”. El primer ministro palestino, Muhammad Shtayyeh, advirtió que la marcha convocada por grupos extremistas sionistas y que recorrerá diversos puntos de Jerusalén Ocupado, tendría “peligrosas repercusiones” y es una clara provocación hacia los palestinos. “Advertimos de las peligrosas repercusiones que pueden derivarse de la intención de la potencia ocupante de permitir a los colonos extremistas israelíes llevar a cabo hoy la “Marcha de las Banderas” en la Jerusalén ocupada”, indicó Shtayyeh en su cuenta de Twitter.

Por su parte Fatah, el partido del presidente Mahmoud Abbas, convocó concentraciones tanto en Jerusalén como en las principales ciudades palestinas de Nablus, Belén y Ramallah. El jefe adjunto del movimiento Mahmoud Al Aloul, indicó que “hago un llamado a nuestro pueblo firme y a los guardias de Jerusalén para que se enfrenten a la “Marcha de Banderas” dirigida por colonos extremistas”.

Mientras que la resistencia palestina encabezada por Hamas y la Yihad Islámica llamaron a los palestinos a hacer frente a la controvertida marcha animando a los palestinos a “movilizarse” en Al Aqsa y en la Ciudad Vieja de Jerusalén. “Que el martes sea un día de movilización y un lazo hacia la mezquita de Al Aqsa, y un día de rabia y desafío al ocupante”, afirmó Hamas en un comunicado.

“La Marcha de las Banderas es un acto provocador y una peligrosa escalada que afecta a nuestros más sagrados santuarios, y una agresión dirigida a todos los árabes y musulmanes”, indicó por su parte la Yihad Islámica. “Llamamos a nuestros fieles a ir Al Aqsa, la Puerta de Damasco, Sheikh Jarrah y Silwan , para defenderlas de esta agresión”.

La marcha organizada por grupos israelíes de extrema derecha que se realizará hoy, había sido cancelada el pasado 27 de mayo debido a que su recorrido -con banderas israelíes y consignas contra los palestinos- contemplaba cruzar por la Jerusalén Este, lo cual fue interpretado como una provocación e incitación al odio, que había que evitar después de una escalada de violencia que dejó a más de 250 palestinos muertos, entre ellos 67 niños.

Fuente: JPost / WAFA

Edición: Comunidad Palestina de Chile