Bajo la protección de las fuerzas israelíes, decenas de ultraderechistas israelíes irrumpieron hoy en los patios de la simbólica mezquita del Islam, en Jerusalén Ocupado.

Al término de la “Marcha de las Banderas”, la cual fue criticada nacional e internacionalmente por incitar al odio, 56 colonos israelíes entraron a la mezquita de Al Aqsa por la puerta de Al Mughrabi y provocaron a los fieles palestinos realizando oraciones talmúdicas.

Las fuerzas israelíes acostumbran a atacar y agredir a los trabajadores palestinos en los patios de la mezquita con granadas de sonido, balas de goma y gas pimienta. Además permiten las incursiones de los colonos desde 2003 sin ningún inconveniente, a pesar de las reiteradas objeciones y advertencias de las autoridades religiosas palestinas, ya que las “visitas” de los israelíes tienen como único objetivo provocar los fieles.

La mezquita de Al Aqsa es el tercer lugar más sagrado del Islam y está situada en Jerusalén Ocupado. A pesar de ser un lugar sagrado para los palestinos, ayer miles de colonos israelíes salieron a las calles con banderas y gritando consignas como “Muerte a los árabes” y “Que tu aldea se queme”.

Tras la marcha organizada por grupos ultraderechistas, las fuerzas israelíes atacaron brutalmente a palestinos que se encontraban protestando pacíficamente flameando la bandera de Palestina en contra de la marcha, como resultado 33 palestinos resultaron heridos y al menos otros seis fueron detenidos.

Minutos antes de la marcha, las fuerzas israelíes reprimieron a los palestinos en el patio de Bab Al Amoud, obligándolos a despejar la zona sólo para colonos. Según fuentes locales, se desplegaron más de 2.500 policías para proteger a los grupos ultraderechistas.

 

Fuente: Qudsnen

Edición: Comunidad Palestina de Chile