Durante el recorrido de la manifestación, el grupo de extremistas israelíes generó violentos altercados en la Puerta de Damasco que conduce a la Ciudad Vieja, lo cual dejó a seis palestinos detenidos y 17 heridos por manifestarse en contra de la convocatoria israelí.

Coreando consignas racistas e islamófobas de “Muerte a los árabes”, “Que ardan sus pueblos” y “Mahoma ha muerto”, se desarrolló la “Marcha de las Banderas”, en la que fanáticos sionistas conmemoran la ocupación de Jerusalén Este, en 1967. El recorrido cubrió gran parte de la Ciudad Vieja, en una clara provocación hacia los palestinos y tensionando aún más el ambiente, a lo que se sumó el rompimiento del alto el fuego por parte de Israel, atacando nuevamente Gaza, en lo que fue catalogado como un  “mal estreno” del primer ministro, Naftali Bennett.

Las radicalizadas consignas de odio y segregación generaron la reacción de  una multitud de usuarios de las redes sociales, quienes condenaron estos hechos y mostraron su solidaridad con el pueblo palestino usando el hashtag “Árabes”, convirtiéndose así en tendencia mundial.

A juicio de varios usuarios estos gritos desnudan los principios racistas en que se basa el Sionismo, que busca expulsar y colonizar Palestina, junto con profundizar las políticas de Apartheid en contra de la población palestina que vive en los Territorios Palestinos Ocupados.

Fuente: Qudsnen

Edición: Comunidad Palestina de Chile