El gobierno de Naftali Bennett entregará las dosis de vacunas Pfizer que están a punto de expirar y recibirá a cambio aquellas que el mismo laboratorio tenía reservadas para enviar a la Autoridad Palestina.

Hasta ahora Israel se ha abstenido de iniciar una campaña para vacunar a la población palestina en general, a pesar de los llamados del Tribunal Superior de Justicia y las instancias de los expertos en salud de alto nivel para que lo haga.

 

Una vez más las políticas de apartheid y segregación de las autoridades israelíes quedan demostradas. El nuevo gobierno de Israel de Naftali Bennett anunció que entregará alrededor de 1 millón de dosis de vacunas de Pfizer próximas a caducar a la Autoridad Palestina a cambio de un número de dosis similar que los palestinos esperan recibir más adelante, en septiembre u octubre de 2021.

Israel ha enfrentado numerosas críticas por no compartir sus vacunas con los 4,5 millones de palestinos en las zonas de Gaza y Cisjordania. Por lo que este anuncio revela el doble estándar israelí al aparecer por una parte cediendo a las presiones de la Comunidad Internacional que exigían que se hiciera cargo de la población palestina como potencia ocupante y por otro lado entregando un insumo vital para los palestinos que está a punto de vencer.

“Israel firmó un acuerdo con la Autoridad Palestina y entregará un millón de dosis de vacunas Pfizer a punto de expirar y recibirá a cambio las dosis que la empresa Pfizer tenía que enviar a la Autoridad Palestina”, afirmó la oficina del primer ministro y los ministerios israelíes de Defensa y Salud, afirmó la oficina del primer ministro y los ministerios israelíes de Defensa y Salud, en un comunicado conjunto.

No obstante, la mayoría de las vacunas en cuestión caducan en aproximadamente seis semanas, y la declaración conjunta de la Oficina del Primer Ministro y los ministerios también subrayó que la decisión se tomó al estar cubiertas las necesidades actuales de vacunación de Israel.

Cabe destacar que Israel ha llevado a cabo una de las campañas de vacunación más rápidas del mundo, que le ha permitido ir levantando restricciones para frenar la pandemia, incluida la obligatoriedad de mascarilla en interiores esta misma semana. Sin embargo, también ha recibido muchas críticas de grupos de derechos humanos y profesionales de la salud por no ayudar a los palestinos, ya que la campaña de inmunización en Cisjordania y Gaza avanza lentamente y con muchas trabas, lo que pone en riesgo tanto a la población palestina como a la israelí.

Aunque la barrera de seguridad separa la mayor parte de Cisjordania de Israel, y hay una cerca casi hermética entre Israel y Gaza, toda la región se considera una unidad epidemiológica. Según el Ministerio de Salud de la Autoridad Palestina, hasta esta semana, 436.275 personas habían recibido al menos una dosis, y unas 260.000 habían recibido ambas dosis; cifras que incluyen a los más de 100.000 trabajadores palestinos que Israel ha vacunado desde marzo, ya que entran en contacto regular con israelíes en sus lugares de trabajo. También incluye a unos 52.000 palestinos en la Franja de Gaza que han sido vacunados.

Hasta ahora Israel se ha abstenido de iniciar una campaña para vacunar a la población palestina en general, a pesar de los llamados de diversas organizaciones, una petición al Tribunal Superior de Justicia y las instancias de los expertos en salud de alto nivel para que lo haga.

Fuente: MAAN/DEUTSCHE WELLE

Edición: Comunidad Palestina de Chile