La violenta entrada de las fuerzas israelíes se enmarca en la planificación de construir un asentamiento Israelí con 250 viviendas, hoteles y centros comerciales, a 10 kilómetros de Jerusalén Ocupado.

 

Mientras los fieles palestinos realizaban la oración del viernes, decenas de colonos israelíes irrumpieron en la aldea de Lifta, en la que la Autoridad de Tierras de Israel (ILA) declaró el 9 de mayo su intención de organizar una subasta abierta el próximo mes, para que empresas privadas presenten ofertas para la construcción de un nuevo asentamiento ilegal.

El proyecto se anuncia como una planificación de 250 viviendas, hoteles y centros comerciales a 10 kilómetros de Jerusalén Ocupado.

El pueblo palestino de Lifta fue despoblado en 1948, y es el único que no fue repoblado o destruido después de que sus residentes fueran expulsados para dar paso a la creación del llamado “Israel”. En ese contexto, en 2018, el Fondo Mundial de Monumentos nombró a Lifta como uno de los 25 sitios en peligro.

 

 

Tras las reiteradas amenazas israelíes, un grupo de palestinos lanzó una campaña para salvar su pueblo de los planes de demolición para proyectos coloniales, la que trató de viajar a Lifta y concientizar sobre la importancia de la aldea para su pueblo.

 

Fuente: Qudsnen

Edición: Comunidad Palestina de Chile