La vigilancia y el control se utilizan para intimidar y castigar a los palestinos que muestran resistencia a la ocupación mediante detenciones, juicios y encarcelamientos de éstos en Jerusalén Este y Territorios Palestinos Ocupados.

Las fuerzas israelíes anunciaron el fin de las incursiones nocturnas en los hogares de palestinos en Cisjordania para “recopilar información”. Sin embargo, es sólo una de las muchas tácticas que Israel utiliza para rastrear y vigilar a los palestinos. El aparato de espionaje utilizado sigue y seguirá funcionando, pues la recolección de información y el control son un eje central del control israelí sobre el pueblo palestino.

El objetivo del control israelí es hacer que los palestinos obedezcan y se resignen a la ocupación de la mayor parte de sus tierras en Cisjordania y Jerusalén Ocupado, las cuales han sido expropiadas durante muchos años y asignadas a colonos israelíes. En ese contexto, cuando los palestinos muestran resistencia a la ocupación, la vigilancia y el control se utilizan para intimidar y castigar mediante detenciones, juicios y encarcelamientos por parte de tribunales militares y civiles.

Hay algunos métodos de vigilancia y recopilación de información que parecen ser inocentes, como el seguimiento meticuloso de todo lo que se escribe y dice en los medios de comunicación palestinos. También está la estrecha vigilancia de las redes sociales, un tesoro para cualquier agencia de inteligencia, incluso cuando se sigue el discurso público, en lugar de hackear una cuenta.

La mayoría de los otros métodos son invasivos y agresivos. Algunos son físicamente violentos; la violencia de otros se deriva de las propias relaciones asimétricas de poder y de la voluntad de explotar la debilidad palestina en beneficio del dominio de Israel. Además, están los interrogatorios del Shin Bet, servicio de inteligencia y seguridad de Israel a los detenidos, con o sin el uso de la tortura; las detenciones para recabar información, las cámaras y los drones de vigilancia sobre ciudades y pueblos con el uso de tecnología de identificación facial.

El control de Israel sobre el registro de la población proporciona al ejército una gigantesca base de datos que abarca a todos los palestinos de Cisjordania y Gaza.

 

Fuente: Haaretz

Edición: Comunidad Palestina de Chile