Excavadoras militares cerraron los accesos de Jabal Sabih, localidad que por décadas es escenario de protestas contra los crímenes de apartheid de las autoridades de Israel

Fue el alcalde de Beita, Mousa Hamayel, quien denunció que excavadoras militares israelíes estaban cerrando todas las entradas a Jabal Sabih (montaña de Sabih), ciudad que se ha convertido en un escenario de protestas contra décadas de apartheid.

El gobierno israelí había dado la orden de bloquear las entradas a la ciudad de Beita para facilitar la instalación de nuevos asentamientos y la construcción de una carretera construida solo para los colonos.

Es por ello, que los habitantes de Beita y de los pueblos aledaños, se han rebelado ante el avance de la ocupación protestando semanalmente por la construcción del nuevo asentamiento ilegal de Givat Eviatar en la cima de Jabal Sabih, así como la confiscación de tierras pertenecientes a los habitantes de Beita, Huwarra y Za’tara para inaugurar una nueva carretera.

En el marco de manifestaciones, las fuerzas israelíes han dispersado violentamente las concentraciones, asesinando a cinco palestinos del pueblo e hiriendo a más de 618 civiles en casi un mes.

 

Fuente: Palestine Chronicle

Edición: Comunidad Palestina de Chile