El cambio de sede fue duramente criticado por representar una grave violación al Derecho Internacional y contradecir la decisión tomada por el país centroamericano de reconocer el Estado de Palestina, con Jerusalén Este como capital.

Contraviniendo las normas del Derecho Internacional y las diversas resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que consideran a Jerusalén como un territorio ocupado, el Presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, junto al primer ministro de Israel, Naftali Bennett, inauguraron la nueva sede diplomática en la Ciudad Vieja.

La nación centroamericana ya había abierto en diciembre de 2019 una oficina comercial en la Ciudad Santa, como “extensión” de su misión diplomática en Tel Aviv, acabando con décadas de neutralidad en relación a su posición frente a Palestina e Israel.

Hernández afirmó en la ocasión que Jerusalén es la “capital eterna de Israel”. “Hoy estoy aquí con nuestra delegación para inaugurar la embajada de Honduras en Jerusalén, la capital eterna de Israel. Es mi sincero deseo que el próximo presidente de Honduras, sea del partido que sea, mantenga esta decisión, y lucharé por eso”, reafirmando y haciendo eco de la narrativa sionista con respecto a dicha ciudad, que fue ocupada en 1967 y anexionada de manera ilegal por Israel en 1980.

Por su parte, Naftali Bennett afirmó que el traslado de la embajada hondureña reafirma la “amistad de los dos pueblos” y agradeció a Honduras por esta medida.

Este es el tercer país en abrir una embajada en la ciudad después de Estados Unidos y Guatemala, a pesar de que la comunidad internacional no reconoce a Jerusalén como la capital de Israel.

Autoridad Palestina y OCI critican la iniciativa

La Autoridad Nacional Palestina, junto a la Organización de Cooperación Islámica (OCI) afirmaron que este traslado de la embajada de Honduras a Jerusalén es una grave “violación al Derecho Internacional”.

En ese sentido, el ministerio de Relaciones Exteriores de Palestina, señaló que esta decisión contradice totalmente la decisión adoptada por Honduras de reconocer el Estado de Palestina, con Jerusalén Oriental como su capital, el 26 de agosto de 2021.

También se considera una oposición injustificada al derecho del pueblo palestino a la libre determinación en su tierra y, por lo tanto, también contradice la Constitución de Honduras, que estipula en su artículo 15 que “Honduras apoya los principios y prácticas del Derecho Internacional, que promueven la solidaridad y autodeterminación de los pueblos, la no intervención y el fortalecimiento de la paz universal y la democracia”.

Mientras que la Organización de Cooperación Islámica (OCI) calificó la medida como ilegítima y solicitó al país centroamericano revertir esta situación, subrayando la necesidad de que la comunidad internacional se comprometa en el esfuerzo por lograr un acuerdo de paz justo basado en las resoluciones de la ONU y en la Iniciativa de Paz Árabe, que contemple la solución de dos estados y el establecimiento del Estado de Palestina con Jerusalén Este como capital.

Fuente: WAFA

Edición: Comunidad Palestina de Chile