Palestinos de todas las ciudades de Cisjordania Ocupada se trasladaron a Hebrón para dar el último adiós al detractor de la Autoridad Palestina (AP), quien murió bajo la custodia de la policía palestina. Resultados preliminares de la autopsia revelan que no habría muerto por causas naturales y que presentaba contusiones y fracturas por todo el cuerpo.

Decenas de miles de palestinos se reunieron el viernes en Hebrón, en Cisjordania Ocupada, para el funeral del activista Nizar Banat, quien murió bajo la custodia de la Autoridad Palestina.

Los asistentes del funeral acudieron a la mezquita Wasaya Al Rasoul de Hebrón levantando consignas como “vete, vete Abbas” y “el pueblo quiere el derrocamiento del régimen”, para despedirse de Banat, quien fue un crítico acérrimo de la Autoridad Palestina.

El funeral comenzó con el traslado del cuerpo de Banat a su casa y el último adiós de su familia, acompañado por su hija, que se preparaba para comenzar sus exámenes de secundaria.

“Quería que mi padre me viera llevar la toga de graduación… ¿Quién me dará de comer? ¿Quién me enseñará? No me dejes, papá”, dijo ella durante su despedida.

Banat fue detenido por al menos 25 agentes, que asaltaron su casa en la ciudad de Dura, en la gobernación de Hebrón, al sur de Cisjordania a las 3:30 de la madrugada del jueves y poco después fue declarado muerto.

Los resultados preliminares de la autopsia mostraron que Banat había sido gravemente golpeado y que presentaba varias contusiones y fracturas por todo el cuerpo, dijo Samir Zaarour, médico que supervisó la autopsia.

La Comisión Independiente de Derechos Humanos, con sede en Ramallah, reveló los resultados de la autopsia en una conferencia de prensa en la ciudad.  Zaarour dijo que Banat presentaba lesiones en la cabeza, el cuello y los hombros, así como costillas rotas y hemorragias internas en los pulmones -signos indicativos de una muerte no natural-, y subrayó que la víctima no padecía ninguna enfermedad grave que pudiera provocar su muerte.

Los informes completos de la autopsia y la toxicología, que se espera que estén disponibles dentro de 10 días, determinarán definitivamente la causa de su muerte.

El jueves, los manifestantes de la ciudad Cisjordana de Ramallah se enfrentaron a la represión policial cuando salieron a la calle por la muerte de Banat.

En Ramallah, centro administrativo de la AP, miles de manifestantes corearon: “En alma, en sangre, te defenderemos Nizar”, donde fueron golpeados por fuerzas palestinas con palos y rociados con gases lacrimógenos.

 En ese sentido, el presunto asesinato de Banat ha vuelto a poner en duda la legitimidad de la AP como sistema de gobierno.

En una declaración conjunta del Representante de la Unión Europea, junto a los jefes de Misión en Jerusalén y Ramallah, presentó su “oposición a las acciones destinadas a limitar el espacio en el que la sociedad civil y los medios de comunicación pueden operar y espera que las autoridades palestinas cumplan los estándares de las convenciones internacionales de derechos humanos a las que se han adherido para garantizar que los derechos humanos, incluida la libertad de expresión de los ciudadanos palestinos, se conserven”

 

Fuente: Middle East Eye/ PNN Palestine

Edición: Comunidad Palestina de Chile