Si bien el acuerdo contempla que los colonos deben abandonar el puesto de avanzada ilegal en pocos días, las autoridades israelíes suelen conceder el permiso para construir estructuras permanentes. 

En el marco del continuo avance de las ocupaciones ilegales por parte de colonos israelíes, el gobierno dirigido por el ultranacionalista de extrema derecha Neftali Bennett apagó el fuego con bencina, pues le concedió la victoria a un grupo de colonos que mantendrán sus casas móviles y establecerán una base militar en la zona de Evyatar, en Cisjordania Ocupada.

Si bien el acuerdo contempla que los colonos abandonarían el puesto de avanzada ilegal en pocos días, es sabido que una vez que este se establece, las autoridades israelíes suelen conceder el permiso para construir estructuras permanentes de asentamientos exclusivos para colonos.

A medida que se extiende la violencia de los colonos y las protestas palestinas, uno de los focos de enfrentamientos ha sido Beita, en el norte de Cisjordania, cerca de Nablus.

Recientemente, las tropas israelíes mataron a tiros a cuatro palestinos que protestaban por el robo de más de dos hectáreas de sus tierras que utilizaban para el cultivo de aceitunas, y que ahora fueron tomadas por colonos para construir el asentamiento israelí de Evyatar.

La unidad de administración civil del Ejército dictaminó que unas 50 casas prefabricadas de colonos construidas en el monte Sabih estaban edificadas ilegalmente en tierras privadas palestinas y ordenó a los colonos que evacuaran, argumentando que sus actividades estaban desestabilizando la seguridad en la zona.

En ese sentido, los colonos de Evyatar no sólo se negaban a evacuar sino que planeaban apelar la orden de evacuación para construir otras 70 casas, una sinagoga, una guardería y una escuela.

Tras la continua expropiación de tierras, los residentes de Cisjordania Ocupada suelen manifestarse los viernes contra la confiscación de sus terrenos y los asentamientos israelíes considerados ilegales, según el Derecho Internacional. Frente a esto, las fuerzas israelíes responden a las protestas con violencia desproporcionada, incluso matando arbitrariamente a los palestinos.

Cabe destacar que unos 475.000 colonos israelíes se instalaron ilegalmente en Cisjordania ocupada, donde viven más de 2,8 millones de palestinos.

Fuente: Palestine Chronicle/Al Jazeera/Wafa

Edición: Comunidad Palestina de Chile