Hoy estalló la violencia en el barrio de Jerusalén Este, tras la demolición de un negocio palestino por parte de las fuerzas israelíes en la zona de Al Bustan, cuyos habitantes se enfrentan a ser desalojados forzosamente de sus casas.

Retroexcavadoras del Ejército israelí iniciaron hoy la demolición de infraestructura palestina, destruyendo una carnicería en el barrio de Al Bustan, en una violenta arremetida del contingente policial que con gases lacrimógenos y balas de acero recubiertas con goma aplacó las manifestaciones de decenas de palestinos que protestaban por la destrucción de sus hogares.

El 7 de junio, el municipio israelí de Jerusalén emitió una serie de órdenes de demolición a los residentes de la zona de Al Bustan, en Silwan, en perjuicio de trece familias palestinas, a quienes se les dio un plazo de 21 días para evacuar y demoler sus casas con sus propias manos, para evitar el pago de unos 6 mil dólares como multa, si es que estas eran destruidas por las autoridades israelíes.

Según informó Henry Fawcett, corresponsal de Al Jazeera, la legislación israelí no permite que los palestinos acudan a los tribunales de justicia ordinarios para evitar la destrucción de sus hogares. “Así es como funciona en Jerusalén Oriental Ocupada”, dijo Fawcett. “A las familias se les da 21 días para que después de expirado el plazo demuelan su propia casa o de lo contrario lo harán los israelíes y se les cobrará una multa por la molestia de tener que hacerlo “.

Durante los desalojos y represión por parte de la policía israelí, se reportaron al menos cuatro palestinos heridos, según la Media Luna Roja Palestina, que denunció que las heridas fueron provocadas por balas de acero recubiertas de goma.

Desde 2005, los residentes de Al Bustan han recibido advertencias de demolición de casi 90 viviendas con el pretexto de haber construido sin permiso y en favor de la organización de colonos israelíes Ateret Cohamin, quienes alegan que esas tierras pertenecieron a familias yemeníes de religión judía durante el siglo XIX y que son necesarias para ser convertidas en un parque nacional y vincularlo a la zona arqueológica de la “Ciudad de David”.

Refugiados por segunda vez

Según la legislación israelí, si los israelíes demuestran que sus familias vivían en Jerusalén Este antes de la creación de Israel en 1948 pueden solicitar la “devolución” de sus propiedades, aunque las familias palestinas lleven décadas viviendo allí. La ley sólo se aplica a los israelíes, y los palestinos no tienen los mismos derechos en virtud de ella.

“Esas familias no pueden reclamar sus propiedades, aunque tengan documentos de identidad israelíes y sean consideradas residentes del Estado de Israel por la legislación israelí”, denunció Mohammed Dahleh, abogado que representa a las familias de Silwan. Advirtió, además, que “si los tribunales israelíes aprueban finalmente este tipo de desplazamiento forzoso, esta comunidad se convertirá en refugiados por segunda vez”.

“Hay una clara discriminación en este caso, en el que los judíos pueden reclamar la devolución de cualquier propiedad que afirmen haber poseído en el pasado antes de 1948, mientras que los palestinos que fueron expulsados desde 500 pueblos dentro de Israel, incluido Jerusalén Occidental, no pueden reclamar la devolución de sus propiedades”, agregó Dahleh

Cuatro casas en Belén serán demolidas tras notificación de autoridades israelíes

Belén la situación no es muy distinta. Ibrahim Awadallah, activista palestino, denunció que las autoridades de ocupación israelíes han notificado la demolición de cuatro casas palestinas habitadas en el pueblo de Al Walaja, al oeste de Belén, supuestamente por haber sido construidas sin licencia.

En virtud de los Acuerdos de Oslo, se concedió a la Autoridad Palestina un control limitado sobre una pequeña porción de tierra, que en total suma 13 hectáreas y representaba sólo el 2,6% de la superficie total del pueblo. Esta zona está clasificada como Área B. En cambio, Israel mantiene el control sobre el resto, clasificado como Área C.

Mientras que, una parte de la aldea, que representa el 97 por ciento, está completamente aislada por una sección del Muro de Apartheid de Israel y rodeados por dos asentamientos coloniales israelíes: Gilo por el este y Har Gilo por el sur.

Fuente: Al Jazeera / Haaretz

Edición: Comunidad Palestina de Chile