Su regreso fue posible tras la firma de los Acuerdos de Oslo entre la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) e Israel, en septiembre de 1993.

Ataviado con su famoso kuffiyeh de cuadros negros, un 1 de julio de 1994, Yasser Arafat, máximo líder del pueblo palestino volvió a Palestina luego de 27 años en el exilio, donde fue recibido en la Franja de Gaza por miles de palestinos que le dieron una calurosa bienvenida.

Arafat con su voz cargada de emoción afirmó que “aquí estamos, y en este día nos reunimos por primera vez juntos en el suelo de Palestina, en la luchadora Gaza. Junto a mis seres queridos, mi familia, mi clan, mi tribu, mi pueblo, mis hermanos”.

Durante su alocución frente a miles de palestinos, Arafat llamó a la unidad del pueblo palestino y a luchar por la construcción de Palestina. “Tenemos una tarea muy dura por delante: construir nuestro país, reconstruir nuestras instituciones, recuperarnos de la ocupación”.

Este regreso pudo ser posible tras la firma de los Acuerdos de Oslo entre la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), dirigida por Arafat, e Israel en septiembre de 1993. A pesar de que la vuelta era inminente no estuvo exenta de problemas.

La llegada de Abu Amar (seudónimo de Arafat) había sido postergada por la supuesta lentitud con la que reaccionó la Comunidad Internacional a su compromiso de enviar ayuda económica a los territorios autónomos de Gaza y Jericó.

Otro obstáculo que se presentó para tan anhelada vuelta, fue la liberación de prisioneros palestinos de conformidad con el pacto de paz firmado en mayo de 1994, que finalmente se concretó con la libertad de 500 detenidos en las cárceles israelíes. “Nos hemos negado a hacer concesiones con ningún prisionero o preso”, declaró. “Rechazamos el regateo. La cuestión de los presos es la más importante para nosotros. No nos será posible descansar sin que estén entre nosotros”, proclamó.

Posteriormente, su primer acto en Gaza fue la inauguración oficial de sus actividades al frente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), con 24 miembros que se hicieron cargo de las primeras necesidades de los palestinos a la espera de las elecciones, que finalmente se realizaron un el 20 de enero de 1996 resultando triunfador con una aplastante mayoría.

Días después fue recibido en Jericó, donde estableció una base provisoria antes de trasladar su cuartel general a Ramallah, que se convirtió en la sede política del gobierno de Palestina, lugar donde permaneció a cargo del destino de los palestinos hasta 2004, año en que falleció en un hospital de París, Francia, tras caer enfermo y sufrir el asedio por semanas del Ejército israelí.

Fuente: El País

Edición: Comunidad Palestina de Chile