La decisión fue condicionada a la creación de una base militar y un centro de estudios de la Torah, mientras el gobierno hace los estudios para declarar la tierra palestina un bien público. 

El primer ministro israelí, Naftalí Bennett, junto al ministro de Defensa, Benny Gantz, firmaron un acuerdo, por el cual colonos israelíes abandonarán el puesto de avanzada de Evyatar, ubicado en Cisjordania Ocupada antes de las 16:00 horas del viernes.

El anuncio fue hecho por los colonos ilegales y entre sus principales puntos destacan el establecimiento de una base militar en Evyatar, independientemente de la determinación del estatus de propiedad de la tierra, además de construir una yeshivá (centro de estudios de la Torah), pero sólo después de que el gobierno examine la situación de la propiedad de la tierra y la declare de propiedad estatal, según el Consejo Regional en los Territorios Palestinos Ocupados.

Tras el anuncio, la ministra del Interior, Ayelet Shaked, dijo que la firma del acuerdo con los colonos ilegales era “un logro importante para la empresa de asentamientos en la Tierra de Israel”. Shaked también expresó su gratitud a “los pioneros de Evyatar que, con su devoción, demuestran lo que es el sionismo”.

CRITICAS AL ACUERDO 

Mossi Raz, miembro de la Kneset, por el partido de izquierda, Meretz, criticó al gobierno de Bennett por haber permitido que Evyatar siga en pie y ofrecer la posibilidad a los residentes reasentarse en la zona si se verifica que la tierra es de propiedad estatal.

Raz dijo que el acuerdo alcanzado con los residentes de la ciudad no autorizada demuestra que el nuevo gobierno está más a la derecha que su predecesor, y advirtió que la facción de Meretz podría salirse si la coalición continúa por este camino. “Este gobierno se dividirá si sigue así”, dijo Raz. “Nos pasamos todas las noches en la Knesset trabajando para aprobar todo tipo de leyes en el gobierno que lo hacen 20 grados más de derecha que el gobierno anterior”.

“No puedo entender que éste sea el acuerdo final”, continuó Raz. “Si lo es, esto es realmente grave. Bennett prometió un gobierno que es sólo 10 grados más de derecha que su predecesor. Esto es simplemente una locura. Está permitiendo a criminales y terroristas, dejando que decidan dónde se establecerá una base del ejército”, agregó Raz.

Raz arremetió contra las docenas de familias que viven en Evyatar, llamándolas “ladrones que robaron tierras”. “En realidad son terroristas. Terrorismo significa utilizar la violencia. Si robas tierras, y como resultado de ello estallan violentos enfrentamientos militares y muere gente, ¿con qué palabra quieres que los llame?”, acusó.

Evyatar se estableció de manera ilegal a principios de mayo en las tierras de tres pueblos palestinos bajo ocupación, a través de un puesto de avanzada, que se convirtió en el hogar de más de 50 familias israelíes.

Fuente: Haaretz / Israel Noticias

Edición: Comunidad Palestina de Chile