Los universitarios también expresaron su preocupación por el creciente uso indebido de las acusaciones de antisemitismo para silenciar a los críticos de Israel.

El consejo de estudiantes de una de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos ha aprobado una declaración que denuncia a Israel por “genocidio”, “limpieza étnica” y “apartheid” en Palestina. El Consejo Universitario de Yale, aprobó la declaración a principios de esta semana. La votación fue 8-3 a favor, con cuatro abstenciones.

“Como estudiantes de una de las instituciones académicas más privilegiadas del mundo, debemos denunciar la injusticia dondequiera que se produzca”, dijeron los estudiantes. “Nos oponemos a la aplicación discriminatoria de la ley que despoja a los palestinos de sus derechos más básicos. Estamos en contra de las expulsiones violentas de quienes viven bajo la ocupación en Sheikh Jarrah”, agregaron.

La declaración también relaciona la legítima resistencia palestina a la ocupación israelí con los movimientos por los derechos civiles en Estados Unidos, que vieron a los estadounidenses negros trabajar para desmantelar la segregación racial durante las décadas de 1950 y 1960. En ese contexto, la reciente publicación de informes de destacados grupos de Derechos Humanos que declaran que Israel es un Estado de apartheid reforzó esta opinión.

“Hacemos un llamado a los estudiantes de la Universidad de Yale para que reconozcan las conexiones entre la opresión racial interna de Estados Unidos y su opresión imperial de las personas de color en todo el mundo”, continuaron los estudiantes.

La declaración se aprobó un mes y medio después de que el 14 de mayo un colectivo de estudiantes israelíes de la misma casa de estudios hiciera pública una carta en la que exigían responsabilidades a Israel. Se dice que más de 50 organizaciones estudiantiles respaldaron el documento, entre ellas los Demócratas Universitarios de Yale, el Centro de Mujeres de Yale y la Revista Literaria de Yale.

Además, la carta pidió a la Universidad que se uniera a la campaña mundial de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), el cual pretende acabar con el régimen de apartheid de Israel que ha instaurado la dominación de Israel en Palestina.

Los estudiantes también expresaron su preocupación por el creciente uso indebido de las acusaciones de antisemitismo para silenciar a los críticos de Israel. “Imaginamos un judaísmo intrínsecamente antirracista y antisionista”, decía la carta. “No permitiremos que nuestro judaísmo y nuestra historia de lucha se conviertan en armas para cometer pogromos, limpieza étnica y genocidio”, concluyeron los universitarios.

Fuente: Middle East Monitor

Edición: Comunidad Palestina de Chile