La medida de KLP afecta a Motorola y a las otras compañías que trabajan en Cisjordania Ocupada y que forman parte de la lista de 112 firmas que fueron denunciadas por la Organización de Naciones Unidas. 

 El mayor fondo de pensiones de Noruega KLP dejará de invertir en 16 empresas estadounidenses y europeas por estar vinculadas a los asentamientos ilegales israelíes en Cisjordania Ocupada, entre ellas el equipo de telecomunicaciones Motorola.

“Motorola y otras empresas son cómplices de violaciones del Derecho Internacional en Palestina Ocupada”, dijo en un comunicado KLP, la cual gestiona activos por un valor de 95.000 millones de dólares.

La desinversión se produce tras la publicación por parte de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en febrero de 2020, de una lista de 112 empresas con actividades vinculadas a los asentamientos israelíes y que son considerados ilegales por el Derecho Internacional.

En ese contexto, Israel una vez más no se hizo cargo de la violación del Derecho Internacional y calificó la publicación de la lista como un “esfuerzo despreciable”. En ella figuran empresas de renombre como Airbnb, Expedia, Motorola y Tripadvisor.

“La desinversión en Motorola Solutions fue una decisión muy directa por su papel de vigilancia en los territorios ocupados”, dijo KLP, señalando que la empresa proporciona un software de espionaje en las fronteras.

KLP también se deshizo de los operadores de telecomunicaciones que ofrecían servicios en Cisjordania Ocupada, ya que contribuían a que “los asentamientos fueran zonas residenciales atractivas”.

Entre ellos se encuentran Altice Europe, Bezeq, Cellcom Israel y Partner Communications.

También se incluyen cinco entidades financieras que facilitaban o financiaban la construcción de viviendas e infraestructuras en los territorios ocupados, así como grupos de ingeniería y construcción, entre ellos la multinacional francesa Alstom.

En esa misma línea, a finales de junio, KLP anunció su desinversión en el grupo portuario y logístico indio Adani Ports por sus vínculos con la junta militar birmana.

Otro fondo noruego, el fondo soberano, que es el mayor del mundo, también ha excluido a varias empresas en el pasado por sus conexiones con los asentamientos israelíes.

“Según la evaluación de KLP, existe un riesgo inaceptable de que las empresas excluidas contribuyan al abuso de los Derechos Humanos en situaciones de guerra a través de sus vínculos con los asentamientos israelíes en Cisjordania Ocupada”, dijo KLP.

En la actualidad, hay más de 700.000 colonos israelíes que viven en asentamientos ilegales en Cisjordania Ocupada y en Jerusalén Este, violando el Derecho Internacional, en particular la Cuarta Convención de Ginebra.

 

Fuente: Qudsnen

Edición: Comunidad Palestina de Chile