A una semana del asesinato del niño de 11 años, Moayed Al Alami se refugia en su casa viviendo el duelo de haber perdido al mayor de sus tres descendientes.

Mohammed Al Alami, de 11 años, fue asesinado hace una semana en manos del Ejército de Israel, mientras viajaba en el automóvil con su padre y hermanos. Les dispararon en reiteradas ocasiones sin razones aparentes, por lo que se abrió una investigación que no ha servido como consuelo para su padre, pues no tiene fe en la justicia israelí.

“No tengo confianza en la investigación hasta que vea a los soldados en el tribunal”, afirmó. Los recuerdos de la trágica muerte siguen vivos, la parte trasera del automóvil de Moayed Al Alami mantiene un gran número agujeros de bala y los asientos siguen cubiertos de manchas de sangre.

El pequeño de solo 11 años fue asesinado a tiros por las fuerzas israelíes mientras viajaba con su padre y dos hermanos en su ciudad natal de Beit Ummar en la Cisjordania ocupada por Israel. Producto de su muerte, hubo dos días de violentos enfrentamientos entre protestantes palestinos y tropas israelíes, que dejaron como resultado la muerte de un manifestante.

“Habíamos comprado algunos dulces para los niños, cuando Mohammed me pidió regresar a la tienda. Le pregunté si era realmente necesario y me dijo que sí, que habíamos olvidado algo y que teníamos que volver. Entonces le dije que iríamos y compraríamos lo que faltaba”, dijo Al Alami.

Dio marcha atrás y volvió a la tienda, momentos después fue alcanzado por disparos desde la parte trasera, incluidas al menos tres balas que, según dijo, alcanzaron a Mohammed. Inmediatamente fueron de urgencia al hospital y estuvo durante cuatro horas en pabellón antes de morir.

Versiones del Ejército de Israel indican que le pidieron que se detuviera y al ver que no hicieron caso a la petición, comenzaron a disparar a modo de advertencia y solo apuntaron a los neumáticos del vehículo.  Al Alami asegura que nunca escuchó ninguna advertencia y que se pueden observar más de 10 agujeros de bala en el vehículo.

Esta semana el grupo israelí de derechos humano B’Tselem publicó el video de la cámara de seguridad que captó el tiroteo en el cual se puede ver como Al Alami da un giro en U antes de ser perseguido por la calle. Se oye un grito en el que piden que se detenga y luego comienzan a disparar. Si bien no se alcanza a distinguir la imagen exacta, se escuchan al menos una docena de balazos.

B’Tselem dijo que en el video se muestra que la familia no representaba en realidad una amenaza para las tropas. En cuanto al Ejército, se dijo que los altos mandos y la policía militar, que investigan presuntas irregularidades por parte de las fuerzas israelíes, están involucradas en la investigación. Pero esta noticia no le da esperanzas a Moayed, ya que no espera que el proceso llegue a algo y tampoco ha recibido noticias que lo hagan cambiar de parecer.

En 2016 B’Tselem, un importante grupo de defensa de derechos humanos israelíe, se sintió frustrado con el sistema de justicia militar, por lo que detuvo su práctica de ayudar en las investigaciones. Acusa al Ejército de Israel de blanquear delitos y asegura que los soldados rara vez son castigados.

Cabe destacar que en el primer semestre de este año, el fuego israelí ha matado a 11 niños palestinos en Cisjordania, superando el número total de asesinatos de niños en 2020, según el grupo de defensa Defence for Children Palestine.

Fuente: Arab news

Edición: Comunidad Palestina de Chile