Enrejarán diversos accesos a la ciudad de Acre para impedir el ingreso de trabajadores que no presenten el “Pase Verde”.

El concejo municipal de la ciudad de Acre decidió establecer puestos de control e inspectores para evitar lo que el municipio llamó la “entrada de autobuses de residentes no vacunados que entran en la ciudad y sus costas”, ya que los casos de coronavirus siguen aumentando en Israel.

Esta resolución pone en evidencia el trato discriminatorio de las autoridades de ocupación hacia la población palestina, y la falta de vacunas en los territorios ocupados por Israel.

En ese sentido, el alcalde Shimon Lankri, dijo que impedirá la llegada de buses procedentes de Cisjordania. “Casi todos los habitantes de Cisjordania no están vacunados, y expresó su preocupación por “un grave descuido sanitario” si los autobuses llegan desde allí.

Aunque la normativa sanitaria de Israel, exige acreditar un “Pase Verde”, que se obtiene tras una prueba de inmunidad o un PCR negativo, no incluye restricciones a la circulación en espacios públicos, que excluye a los palestinos.

Para evitar que los palestinos que llegan a trabajar sin poseer el “Pase Verde”, la autoridad municipal, pretende enrejar distintos accesos a la ciudad, entre ellos la entrada a las playas, que a juicio del concejo evitaría la consecutiva “alza de contagios”, que han llevada a Israel a una tercera ola de infectados por coronavirus.

Por su parte el director municipal de Acre, Yaniv Ashur, admitió que las restricciones van más allá de la normativa del “Pase Verde”, argumentando que el vallado de las playas es efectivamente exigido por la normativa aplicable a las reuniones al aire libre de 100 personas o más. “Tenemos que controlar todos los puntos donde se reúne la gente”, dijo Ashur.

Mientras que Lankri “sugirió” que su principal preocupación era la gente que llegaba de Cisjordania. “Desde Nablus, Jenin y Hebrón, la gente llega sin pruebas. Actualmente, no hay ningún ministerio que diga que es responsable de este asunto, así que el ayuntamiento ha tomado medidas para proteger a los ciudadanos de la ciudad”.

ONG DENUNCIA QUE MEDIDA BUSCA EXPULSAR A LOS PALESTINOS DE LA CIUDAD

El Centro Legal Adalah, que defiende los derechos de las minorías palestinas, envió una queja   se dirigió al fiscal general Avichai Mendelblit, pidiéndole que se opusiera a las “restricciones ilegales de acceso a la playa de Argaman y a la expulsión de los residentes palestinos de la ciudad”.

Antes, Adalah solicitó al alcalde de Acre y a su asesor jurídico que permitieran el acceso, alegando que restringir la entrada en función de la residencia constituye una discriminación ilegal y porque “una autoridad local no está autorizada a restringir el acceso, y menos de forma discriminatoria”.

Fuente: Haaretz

Edición: Comunidad Palestina de Chile