La aldea palestina se convirtió en un lugar de protestas semanales contra la ocupación y la expansión de asentamientos, que constantemente son reprimidas violentamente por las fuerzas israelíes.

Los soldados israelíes dispararon contra más de 37 manifestantes palestinos en la aldea de Beita, en Cisjordania Ocupada. Los participantes fueron agredidos con balas de metal recubiertas de goma, gas lacrimógeno y municiones reales, según la agencia de noticias Qudsnen.

Entre los heridos, se encontró a un niño y un periodista. Ambos resultaron heridos con balas en las piernas.

La aldea de Beita se convirtió en un lugar de protestas semanales contra la ocupación israelí y la expansión de asentamientos, que constantemente son reprimidas por las fuerzas israelíes.

Las autoridades de ocupación evacuaron a decenas de colonos israelíes del asentamiento ilegal de Evyatar, tras el acuerdo alcanzado entre un dirigente de los colonos y el gobierno de ocupación del nuevo primer ministro Naftali Bennett.

Yossi Dagan, jefe de la organización de colonos Consejo Regional de Shomron, llegó a un acuerdo con el ministro de Defensa de Israel, Benny Gantz, y la ministra del Interior, Ayelet Shaked, que convertirá Evyatar en una escuela religiosa y una base militar para las fuerzas israelíes.

En ese marco, Israel mantendrá unas 50 casas caravana de colonos instaladas en mayo en tierras palestinas pertenecientes a los residentes de la aldea ocupada de Cisjordania de Beita, mientras que los colonos “volverían” a la tierra cuando las autoridades de ocupación israelíes la designen como “propiedad del Estado”.

A principios de mayo, un grupo de colonos instaló caravanas en Jabal Sabih y, con la ayuda de las fuerzas de ocupación israelíes, han impedido desde entonces cualquier acceso palestino a la zona.

En pocos días, los colonos instalaron casas móviles, construyeron carreteras e izaron una bandera israelí sobre el asentamiento.

Desde entonces, Beita ha sido testigo de diversas protestas contra el nuevo puesto de avanzada de los colonos en Jabal Sabih, que se encuentra en las afueras del sur de la aldea y comprende aproximadamente el 30% de toda la superficie de la zona.

Los medios de subsistencia de al menos 17 familias palestinas -más de 100 personas- están amenazados, ya que dependen de la recolección de sus aceitunas en tierras que le han pertenecido durante generaciones.

Fuente: Qudsnen

Edición: Comunidad Palestina de Chile