Volvió la gente a los estadios y para Palestino… no fue una fiesta. Perdimos 2-0 frente a Curicó en un duelo muy accidentado, pero al menos volvimos a ver las caras que hace años vemos en la cancha, y que desde hace 15 meses echábamos mucho de menos.

No somos un equipo tan masivo, es cierto. Y aunque nos duela decirlo, La Cisterna no estuvo abarrotada de hinchas. Pero tenemos algo que nos caracteriza y nos distingue del resto de los clubes e hinchadas: tenemos una identidad propia, cultural y fuerte, y que jamás dejamos de lado.

Palestino nace de la necesidad de conservar ese vínculo histórico con nuestra querida Palestina. Y no podemos dejar de alentarlo. Cuando las cosas están bien, hay que levantar la bandera de nuestra causa. Y cuando están mal, hay que remar el doble para salir adelante.

Este club no se explica sin sus hinchas y es por ellos que sigue viviendo. Este club lo queremos vivo y grande para toda la vida, y por eso lo seguimos. Volver a ver la cara de ilusión de los hinchas en Andes y Galería ha sido de lo más lindo en este feo tiempo de pandemia. Ojalá junto con la vuelta de los hinchas… vuelvan los triunfos.

¡Vamos arriba Palestino! Nunca estarás solo.

Por: José Ignacio Nabzo, conductor del programa Somos Palestino