Opinión: La paciencia palestina se agota

Home|Noticias|Opinión: La paciencia palestina se agota

Desde el establecimiento del Estado sionista, los israelíes han estado hablando de un arreglo político y de su deseo de paz con los palestinos, incluso los acusaron de no querer la paz y de que su objetivo era destruir su pequeño y débil Estado. Israel hablaba de paz y se lamentaba por ello mientras libraba una guerra tras otra contra los palestinos, ocupaba sus tierras y establece asentamientos, incluso después de la firma de los Acuerdos de Oslo.

Tras el acuerdo del siglo propuesto por el presidente estadounidense Trump y el apoyo incondicional e ilimitado de EEUU a Israel, éste ya no necesita un discurso de paz o un acuerdo político con los palestinos. El primer ministro israelí declaró explícitamente y en más de una ocasión que no negociará con el presidente palestino, que no existe un Estado palestino y que el problema es solo un problema económico y humanitario.

Las declaraciones explícitas emitidas por las máximas autoridades políticas israelíes sobre el fin del proceso de arreglo político basado en la solución de dos Estados, se confirmaron en el discurso del primer ministro israelí, Bennett, en la última Asamblea General de las Naciones Unidas, donde ignoró cualquier mención al tema palestino con el objetivo de sacarlo de la agenda de las NNUU. A todo ello se une el silencio de la comunidad internacional, que desde hace mucho tiempo pide la paz y el arreglo político y que ha emitido muchas decisiones al respecto.

El Presidente palestino fue claro en su discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas cuando dijo: “Es lamentable que las políticas de la comunidad internacional y los órganos de las Naciones Unidas para resolver la cuestión palestina hayan fracasado hasta ahora, porque no han podido responsabilizar a Israel ni imponerle sanciones por sus violaciones del derecho internacional, que han convertido a Israel en un Estado que dice ser una democracia a pesar de actuar como un Estado por encima de la ley.

¿Cree Israel que puede comercializar sin cesar una narrativa falsa que ignora el derecho histórico y actual del pueblo palestino a su patria? Los crímenes y prácticas agresivas llevadas a cabo por la autoridad de ocupación israelí contra nuestro pueblo, no detendrán la lucha de nuestro pueblo por lograr su libertad e independencia en su tierra. No permitiremos que se apoderen de nuestras vidas y maten nuestros sueños, esperanzas y aspiraciones por la libertad y la independencia. ¿Cuánto tiempo continuará esta injusticia histórica a nuestro pueblo? ¿Creen los países que apoyan a Israel proporcionando más dinero y armas que utiliza para prolongar su ocupación y matar a los palestinos, que guardando silencio sobre sus políticas agresivas van a asediar a los palestinos y a sofocarlos?

El Gobierno israelí actual y el anterior han eludido la solución política basada en la solución de dos Estados, de acuerdo con la legitimidad internacional al continuar la ocupación y el control militar sobre el pueblo palestino y al proponer proyectos económicos y de seguridad alternativos y endebles, que son esquemas unilaterales que no lograrán seguridad y estabilidad para nadie, porque están prolongando sus esfuerzos de ocupación y perpetúan la realidad racista de un solo Estado.

Hemos llegado a un enfrentamiento con la verdad, con la autoridad de ocupación, y parece que nos encontramos en una encrucijada. Ya es suficiente, la situación se ha vuelto insoportable, insostenible y nuestro pueblo ya no puede tolerar más.

Toda la vida hemos luchado por la paz, hemos seguido métodos pacíficos, legales, diplomáticos y de trabajo en foros internacionales. En repetidas ocasiones hemos extendido nuestras manos por la paz y no podemos encontrar un socio en Israel que crea y acepte la solución de dos Estados. Nuestro pueblo no aceptará la realidad de la ocupación y sus prácticas ilegales y continuará su lucha por alcanzar sus derechos a la autodeterminación. Las alternativas están abiertas para nuestro pueblo.

En el caso de que las autoridades de ocupación israelíes continúen perpetuando la realidad de un solo Estado racista, como está sucediendo hoy, nuestro pueblo palestino y el mundo entero no lo aceptarán. Los hechos y desarrollos sobre el terreno impondrán plena igualdad de derechos políticos para todos en la tierra de la Palestina histórica, en un solo Estado. De cualquier manera, depende de Israel elegir. Estas son las opciones que tienen ante sí y deben elegir”.

Por: Mahmoud Elalwani, embajador del Estado de Palestina en Bolivia.

Fuente: La Razón

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *