El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, condenó a Israel por el desalojo de una familia palestina en Sheikh Jarrah.

Un comunicado oficial de la oficina del presidente calificó el intento de desalojo de la familia Salehiyah de su casa  de “expulsión forzosa” que constituye una “violación flagrante” del derecho internacional y humanitario. “Por ello, es necesaria una intervención internacional urgente para proteger al pueblo palestino y frenar a Israel y su política criminal”.

Las fuerzas de ocupación israelíes colocaron un cordón alrededor de la casa de Mahmoud Salehiyah en Sheikh Jarrah el lunes por la mañana. A la familia se le dijo que saliera para que la casa pudiera ser demolida.

Salehiyah se subió al tejado de la casa y se negó a moverse. Después de 10 horas, con la familia aún en su casa, las fuerzas israelíes se retiraron de la zona, informó Safa.

La familia Salehiyah fue expulsada de su casa en el barrio de Ein Karem, en Jerusalén Occidental, en 1948, durante la limpieza étnica sionista del pueblo.

Compraron una nueva casa en la década de 1950 en el barrio de Sheikh Jarrah, aproximadamente una década antes de que Israel ocupara y anexionara -ilegalmente- la zona. Ahora, el Ayuntamiento de Jerusalén, dirigido por Israel, intenta expulsarlos una vez más.

La oficina del presidente de la AP afirmó que la escalada israelí contra las viviendas palestinas en el Jerusalén ocupado coincide con la política del Estado de construir un nuevo asentamiento para “colonos judíos ilegales”. Pidió a Estados Unidos que pusiera fin a la escalada israelí; saludó la resistencia de los palestinos en Sheikh Jarrah y agradeció a los representantes de la UE y otros diplomáticos que visitaron Sheikh Jarrah en solidaridad con sus residentes.

Fuente: Middle East Monitor