Miles de palestinos con banderas y coreando sloganes participaron en el cortejo fúnebre de Al Haj Suliman Al Hathalin, palestino de 65 años de edad, quien murió a causa de las heridas que sufrió a principios de este mes, tras resultar gravemente herido al ser atropellado por un camión que remolcaba un vehículo de propiedad palestina confiscado por las autoridades de ocupación israelíes.

Al Haj Suliman fue trasladado a un hospital de Hebrón tras resultar herido de gravedad. Sin embargo, su estado era grave y estaba en coma inducido, conectado a un respirador artificial, después de haber sido operado para detener una hemorragia cerebral.

También tenía fracturas en el cráneo, la columna vertebral, el tórax y la zona pélvica, y los médicos estaban luchando por su vida, según dijeron fuentes locales.

Al Haj Suliman era conocido por ser un hombre delgado y anciano que da a todos los visitantes de la comunidad una apasionada lección de historia, completa con mapas y fotografías aéreas que muestran la presencia histórica de los palestinos allí y cómo el asentamiento ilegal de Carmel, establecido justo al lado de la comunidad, se ha apoderado de sus tierras.

A un costado de la aldea se encuentra el asentamiento israelí de Carmel, construido en la década de 1980 en tierras pertenecientes a los Al Hathalin, sus exuberantes jardines, la electricidad y el agua corriente, contrastan con el seco paisaje de Umm Al Khair, donde la comunidad se ve obligada a vivir sin red y a comprar tanques de agua a precios exorbitantes.

Masafer Yatta, donde se encuentra Umm Al Kahir, es una de las zonas más remotas y escasamente pobladas de la Cisjordania ocupada, completamente en el Área C y bajo pleno control militar y civil israelí.

La zona incluye 17 pequeñas aldeas palestinas con una población de aproximadamente 1.100 habitantes.

Los colonos israelíes empezaron a construir asentamientos en la zona en la década de 1980 y ahora hay más de una docena de asentamientos y puestos de avanzada allí, así como instalaciones militares israelíes.

Los habitantes de Umm al-Khair y de los pueblos de los alrededores se resisten de forma no violenta a la violencia de los colonos y a la ocupación militar israelí, y siguen viviendo y trabajando sus tierras.

Fuente: Qudsnen