La agencia de la ONU para los refugiados palestinos en Medio Oriente, UNRWA, pidió 1.600 millones de dólares para apoyar su trabajo de ayuda este año en medio de una aguda crisis regional y un déficit crónico de financiación.

La UNRWA proporciona servicios y programas, incluyendo educación, salud y asistencia alimentaria, a más de cinco millones de palestinos en todo Oriente Medio.

El proyecto de presupuesto para 2022 incluye financiación de emergencia adicional para hacer frente a las necesidades humanitarias derivadas de las crisis en Gaza, Cisjordania, Siria y Líbano.

“Indispensable” para la estabilidad

Philippe Lazzarini, Comisionado General de la agencia, dijo que el déficit presupuestario supone una grave amenaza para su capacidad de mantener las operaciones.

“La comunidad internacional reconoce el papel salvador de la UNRWA y su indispensable contribución a la estabilidad en Oriente Medio. También reconoce lo rentable y ágil que es UNRWA. En 2022, ese reconocimiento debe ser apoyado por el nivel adecuado de financiación para hacer frente a este momento crítico para los refugiados de Palestina”, dijo.

La propuesta de presupuesto llega en un momento en el que la UNRWA se enfrenta a un déficit crónico de financiación mientras las necesidades siguen aumentando.

Angustia y desesperación

Se calcula que 2,3 millones de refugiados palestinos viven en la pobreza, y la pandemia del COVID-19 sigue amenazando la salud y los medios de vida. La angustia y la desesperación se han convertido en la norma entre los refugiados palestinos, según la UNRWA.  Muchos, especialmente en Gaza, Siria y Líbano, informan de que están dispuestos a utilizar cualquier medio para intentar emigrar fuera de la región.

Romper el círculo

La UNRWA se ha comprometido a invertir en una reforma programática integral y en la modernización para satisfacer las necesidades de una manera aún más rentable y eficiente.

La agencia dijo que estar totalmente financiada en toda su gama de servicios, ayudará a sus esfuerzos para romper el ciclo de la desesperación entre los refugiados palestinos a través de medidas tales como el suministro de unos 31,2 millones de dólares en préstamos de microfinanciación y la realización de mejoras estructurales vitales para los campos de refugiados.

“La cantidad que UNRWA solicita para 2022 contribuirá directamente al bienestar de los refugiados palestinos, a los esfuerzos para combatir y contener el COVID-19 y a la estabilidad regional”, dijo Lazzarini. instando a los donantes a dar un paso adelante.

“La comunidad internacional debe dar a la UNRWA una financiación suficiente y predecible para que podamos seguir proporcionando a los refugiados de Palestina la sensación de seguridad y normalidad que merecen”, indicó Lazzarini.

Fuente: UNRWA