El Tribunal Central de Israel se negó a pronunciarse sobre el regreso de la familia Salehiyah a su casa en el barrio ocupado de Sheikh Jarrah de Jerusalén, luego de que esta fuese demolida por el ejército de ocupación israelí después de que los miembros de la familia y sus seguidores fueran desalojados por la fuerza el pasado miércoles.

El abogado de la familia dijo que había presentado una demanda ante el tribunal de Jerusalén pidiendo que se permitiera a la familia regresar y reconstruir su casa. El tribunal, explicó, que rechazó el recurso y se negó a dictar tal resolución por considerar que “la demolición es una realidad sobre el terreno”.

Cuando la policía israelí desalojó a la familia Salehiyah y destruyó su casa, también detuvo a 26 miembros de la familia y parientes, además de a activistas israelíes partidarios de la justicia en el lugar de los hechos. Según el Times of Israel, varios de los detenidos han sido puestos en libertad.

Los Salehiyah fueron obligados a abandonar su hogar en 1948, y el terreno donde se construyó su casa se compró en 1956 en el marco de un acuerdo entre el gobierno de Jordania y la UNRWA. Desde entonces están allí.

Unos 500 palestinos que viven en 28 casas de Sheikh Jarrah se enfrentan a la misma amenaza de desalojo forzoso por parte de la ocupación israelí tras años de complicidad entre los tribunales israelíes y los grupos de colonos ilegales.

Fuente: Middle East Monitor