El coordinador especial de las Naciones Unidas para el Proceso de Paz en Medio Oriente, Tor Wennesland, ha expresado su preocupación por el continuo deterioro desestabilizador de los territorios palestinos ocupados, y por la continua violencia de los colonos israelíes contra los palestinos.

“En toda Cisjordania continúa la violencia diaria; las tensiones en Jerusalén Este y en los campos de refugiados van en aumento y la violencia de los colonos sigue siendo una grave preocupación. Los asentamientos ilegales y los procesos de planificación avanzan constantemente, junto con las demoliciones y los desalojos, incluso en Jerusalén y sus alrededores”, dijo Wennesland al Consejo de Seguridad.

Advirtió que estas acciones están aumentando la fragmentación territorial de Cisjordania, socavando la Autoridad Palestina y erosionando aún más las perspectivas de paz.

El funcionario de la ONU también advirtió que “la Autoridad Palestina sigue enfrentándose a una prolongada crisis financiera que está afectando a la prestación de servicios y paralizando la economía”.

“Los ingresos no están a la altura de los gastos necesarios, lo que provoca una deuda acumulada, mientras que la inversión en sanidad, educación, infraestructuras y otros sectores importantes es prácticamente inexistente”, añadió.

En cuanto a la situación en la Franja de Gaza, el enviado de la ONU pidió “aliviar las restricciones impuestas al movimiento de bienes y personas hacia y desde Gaza, con el objetivo de levantar estas restricciones de forma permanente”.

“Permítanme reiterar el llamamiento del Secretario General para dotar a la UNRWA de una financiación previsible, sostenida y suficiente para proporcionar asistencia esencial a los refugiados de Palestina en la región. Si actuamos con la suficiente antelación, podemos evitar una crisis financiera de la magnitud del año pasado y el riesgo de que millones de refugiados se queden sin educación, sin servicios sanitarios y sin asistencia alimentaria y en efectivo que les salve la vida”, añadió.

Wennesland instó a israelíes, palestinos, Estados de la región y a la comunidad internacional en general a tomar medidas firmes que permitan a las partes retomar el camino hacia unas negociaciones significativas.

“Sólo el fin de la ocupación y la consecución de dos Estados que convivan en paz y seguridad, basados en las líneas de 1967, de acuerdo con las resoluciones de la ONU, el derecho internacional y los acuerdos anteriores, resolverán este conflicto”, afirmó.

Fuente: Middle East Monitor