Francia continuará apoyando a las seis ONGs palestinas que fueron declaradas como organizaciones “terroristas” por Israel en 2021 debido a la “ausencia de pruebas” para demostrar que los grupos apoyan al “terrorismo”.

En este contexto, Francia, junto con sus socios europeos, seguirá apoyando a la sociedad civil palestina y trabajando por la consolidación del Estado de derecho”, declaró el representante de Francia ante el Consejo de Seguridad de la ONU durante la sesión mensual sobre Palestina e Israel.

“A este respecto, nos preocupa la designación de seis ONG palestinas como organizaciones terroristas por parte de Israel. A falta de pruebas, Francia seguirá apoyando a estas organizaciones.”

El 19 de octubre de 2021, el ministro de Guerra israelí, Benny Gantz, designó a seis importantes grupos palestinos de derechos humanos y de la sociedad civil como “organizaciones terroristas” en virtud de la ley nacional israelí de lucha contra el terrorismo (2016).

La oficina del ministro de Guerra israelí afirmó que los seis grupos formaban “parte de una red de organizaciones que operan de forma encubierta en el ámbito internacional” en nombre del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), un grupo de resistencia palestino, que fue incluido en la lista de organizaciones terroristas extranjeras en 1997 por el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Los seis grupos son: Addameer, Al-Haq, Centro Bisan de Investigación y Desarrollo, Defensa de los Niños Internacional – Palestina (DCI-P), la Unión de Comités de Trabajo Agrícola (UAWC) y la Unión de Comités de Mujeres Palestinas (UPWC).

El comandante militar israelí también ilegalizó a los seis grupos en virtud del Reglamento de Emergencia (Defensa) de 1945, declarándolos “asociaciones ilícitas”.

Varios expertos en derechos humanos de la ONU, organizaciones de la sociedad civil y de desarrollo, académicos y otras personas de todo el mundo han condenado, en los últimos meses, la designación de Israel, solidarizándose con los seis grupos palestinos y aumentando su apoyo a la causa palestina.

Según la legislación israelí, la pertenencia a organizaciones terroristas se castiga con entre cinco y siete años de cárcel, mientras que ayudarlas se castiga con cinco años, y alabarlas o promoverlas puede suponer una pena de tres años de cárcel.

La ley israelí también permite a las autoridades confiscar los bienes de cualquier “organización terrorista” y limitar su uso del espacio.

El Estado ocupante lleva décadas persiguiendo a los disidentes de la sociedad civil. Sin embargo, a principios de la década de 2000, una serie de organizaciones, financiadores y políticos extremistas trataron de apoyar la brutal represión del gobierno israelí contra los palestinos acelerando el ataque a los disidentes de la sociedad civil a medida que aumentaban los abusos de Israel.

Fuente: Qudsnen