Más de 220 académicos de 14 países latinoamericanos han condenado recientemente a Israel como Estado de apartheid, en la carta de condena se comprometen a rechazar las actividades académicas con instituciones israelíes cómplices o con el Estado de Israel, y a rechazar la financiación de las mismas, según informó la Campaña Palestina para el Boicot Académico y Cultural a Israel (PACBI).

Los académicos piden además a las universidades latinoamericanas que suspendan la cooperación con las instituciones israelíes cómplices del régimen de ocupación militar y apartheid de Israel, hasta que éste respete los derechos políticos y humanos del pueblo palestino estipulados por la ONU.

Entre los firmantes se encuentran el antropólogo afro-dominicano Ochy Curiel, el antropólogo colombiano Arturo Escobar, la pensadora maya-kaqchikel Aura Cumes Simón, los historiadores chilenos Igor Alexis Goicovic Donoso y Sergio Grez Toso, la artista chilena Ingrid Wildi Merino, la filósofa argentina (afincada en México) Silvana Rabinovich, las filósofas colombianas María del Rosario Acosta y Laura Quintana, y el filósofo chileno Rodrigo Karmy Bolton.

A principios de este mes, Amnistía Internacional publicó un detallado informe en el que declaraba a Israel culpable del crimen contra la humanidad del apartheid.

El informe de Amnistía, que sigue a otros similares realizados el año pasado por Human Rights Watch y la destacada organización israelí de derechos humanos BTselem, concluye que las instituciones deben abstenerse de realizar actividades que “contribuyan a mantener el sistema de apartheid”, o cesarlas.

Las universidades israelíes han desempeñado durante mucho tiempo un papel clave en el desarrollo, el mantenimiento de la aplicación y la justificación del apartheid israelí.

El compromiso de los académicos latinoamericanos forma parte de la ola sin precedentes de medidas de solidaridad efectivas por parte de académicos y departamentos académicos de todo el mundo, impulsadas por la actual escalada violenta de Israel en sus políticas brutales de despojo de los indígenas palestinos.

Fuente: Wafa