Global Ministries, una misión cristiana norteamericana, ha descrito a Israel como un Estado de apartheid, en el que se niega al pueblo palestino la igualdad de acceso al agua, al trabajo, a la posibilidad de viajar.

“Las políticas y prácticas israelíes que discriminan a los palestinos -cristianos y musulmanes por igual- se ajustan a la definición internacional del delito de apartheid”, se lee en una carta publicada por Global Ministries.

La carta titulada”Compelled to Witness” (Obligados a dar testimonio), y firmada por la ministra general y presidenta de la denominación, la reverenda Teresa Hord Owens; el presidente de la División de Ministerios de Ultramar, el reverendo LaMarco Cable; y la presidenta interina de las Misiones Domésticas de los Discípulos, la reverenda Sheila Spencer.

“La continua ocupación, la negación de derechos y la injusticia que soportan los palestinos no es coherente con nuestra comprensión de la visión de Dios sobre la justicia para todas las personas, y por lo tanto es pecado”, decía la carta. “Como líderes de la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo), no debemos guardar silencio ante los cambios en el terreno y los factores sistémicos aún más arraigados… Estamos obligados a reconocer y amplificar las voces de nuestros compañeros -en Israel/Palestina y en todo el mundo- y a dar testimonio de lo que sabemos y vemos.”

“Lo que vemos que ocurre en Israel/Palestina parece encajar claramente en la definición legal de apartheid, ya que los palestinos no tienen el mismo acceso al agua, a las vacunas, a los puestos de trabajo, a la capacidad de viajar, etc.”, según la carta.

“Desde las elecciones israelíes de 2021 no se ha producido ningún cambio positivo tangible en la política, ya que Israel no ha manifestado ninguna intención de negociar la creación de un Estado palestino ni de respetar el derecho internacional, las convenciones o las resoluciones de la ONU, y Estados Unidos se mantiene inactivo a la hora de abordar el deterioro de las condiciones”, prosigue la carta, que añade que Israel no ha vacunado a la población palestina contra el virus Covid-19, mientras que ha garantizado el acceso a las vacunas a sus propios ciudadanos.

A principios de este mes, Amnistía Internacional publicó un exhaustivo informe titulado “El apartheid de Israel contra los palestinos: Sistema cruel de dominación y crimen contra la humanidad”. En el informe se expone cómo las confiscaciones masivas de tierras y propiedades palestinas, los homicidios ilegítimos, los traslados forzosos, las drásticas restricciones de circulación y la denegación de la nacionalidad y la ciudadanía a los palestinos son componentes de un sistema que equivale a un apartheid según el derecho internacional.

Fuente: Days of Palestine