Un colono extremista israelí abrió fuego contra un grupo de palestinos en la ciudad cisjordana de Hebrón, hiriendo a cuatro personas, entre ellas tres niños, que encontraban fuera del asentamiento ilegal israelí de Bat Romano, situado en el corazón de la ciudad.

Uno de los heridos, Mohammad Iyad Jaabari, de 13 años, resultó con heridas en el abdomen, y su estado fue descrito como grave.

Dos de los otros tres heridos sufrieron heridas en los muslos, mientras que el cuarto sufrió una herida en la mano.

La violencia y el vandalismo de los colonos israelíes son habituales en la Cisjordania ocupada y nunca son perseguidos por las autoridades de ocupación.

Los ataques de los colonos contra los palestinos se han intensificado en los últimos meses, y el ejército de ocupación israelí hace la vista gorda ante la violencia, proporcionando protección a los colonos.

Fuente: Monitor de Oriente