Una vivienda palestina fue atacada a balazos, luego que un colono extremista israelí desenfundara su fusil y sin mediar provocación lanzó el ataque, en la localidad de Sinjil, al norte de Ramallah.

Según fuentes locales, las fuerzas de ocupación israelíes  irrumpieron en la ciudad de Sinjil tras el ataque del colono.

Además el ejército cerró el acceso dos entradas a la ciudad con montones de tierra y piedras, además de reforzar la seguridad en el checkpoint que controla la entrada y salida de los palestinos.

Mientras tanto, el ejército establecieció el mismo día un puesto de control en la aldea de At Taiba, en el oeste de Jenín, y se dedicaron a obstruir la circulación de ciudadanos y vehículos.

Fuentes locales confirmaron que un colono israelí armado abrió fuego el mismo día contra una escuela de niñas en el pueblo de Tuqu, en la provincia ocupada de Belén.

La violencia y el vandalismo de los colonos israelíes son habituales en la Cisjordania ocupada y las autoridades de ocupación nunca los persiguen.

Los ataques de los colonos contra los palestinos se han intensificado especialmente en los últimos tres meses, y el ejército de ocupación israelí hace la vista gorda ante la oleada de violencia y proporciona protección a los teroristas.

Fuente: Days of Palestine