El representante de la Unión Europea (UE), Sven Kühn von Burgsdorff, asistió el miércoles a la audiencia del Tribunal Supremo israelí sobre el asunto de Masafer Yatta en las colinas del sur de Hebrón, donde la ocupación israelí pretende desplazar a más de 1300 palestinos de sus hogares del mencionado pueblo, bajo el pretexto de el lugar fue declarado “zona tiro para fines militares”.

Burgsdorff advirtió que esta medida supondría un incumplimiento de la obligación de Israel como potencia ocupante. “Los residentes, muchos de los cuales también están expuestos a la violencia de los colonos, corren el riesgo de ser trasladados por la fuerza”, dijo la representante de la UE en un tuit.

“Más allá de un impacto devastador en los niños, las mujeres y las familias, la expulsión sería un incumplimiento de las obligaciones de Israel como potencia ocupante, una violación del derecho internacional y de los derechos humanos básicos”.

Burgsdorff se reunió ayer con el padre de Mohammed El Halabi, director en Gaza de World Vision International, que lleva más de cinco años en una prisión israelí sin sentencia y cuya detención se renovó por vigésimo tercera vez el 22 de febrero.

“Al mantener a Halabi detenido y abstenerse de emitir un veredicto, las autoridades israelíes siguen violando el derecho internacional, negándole un proceso judicial rápido, justo e imparcial”, dijo el representante de la UE en un tuit. “A menos que se demuestre su culpabilidad, Halabi debe ser liberado ahora”.

Masafer Yatta, en la Cisjordania ocupada, es una zona rural en la región de las colinas del sur de Hebrón.

Situada en la “Zona C”, está bajo el control total de las fuerzas de ocupación israelíes.

En esta zona hay más de 20 pequeñas aldeas palestinas, con antiguas estructuras rupestres construidas en la roca junto a casas más nuevas construidas en las últimas décadas a medida que las comunidades han ido creciendo.

El 15 de marzo, el Tribunal Supremo de Israel celebrará una vista decisiva que podría determinar el futuro de ocho de esas 20 comunidades palestinas que residen en Masafer Yatta.

Más de 1.000 palestinos que viven en lo que Israel denomina “Zona de fuego 918” se enfrentan a la amenaza de expulsión, en lo que constituiría uno de los mayores desplazamientos de palestinos en décadas.

Fuente: Days of Palestine