Más de 500 trabajadores de Google han acusado al gigante tecnológico de tomar “represalias injustas” contravarios empleados pro palestinos quienes criticaron un contrato militar israelí.

El martes, el LA Times informó de que Ariel Koren, de religión judía ayudó a redactar una carta entre los trabajadores de Google y Amazon, el pasado mes de octubre.

La carta decía que el Proyecto Nimbus facilitaría la vigilancia de los palestinos, además de ayudar a la expansión de los asentamientos ilegales israelíes.

El Proyecto Nimbus es un contrato de 1.200 millones de dólares entre Google, Amazon Web Services y el ejército y el gobierno israelíes.

La carta, que ha acumulado cientos de firmas de empleados, también insta a Google a cortar los lazos con el ejército israelí.

Koren fue uno de los dos empleados de Google que hablaron públicamente a los medios de comunicación sobre la presión.

Sin embargo, poco después de que Koren ayudara a redactar la carta, su jefe le sugirió que se trasladara a Brasil o que perdiera su puesto.

“Fue algo tan extravagante. Todo fue completamente salvaje”, dijo Koren, gerente de marketing de productos judíos en Google for Education, al LA Times.

Koren ha declarado que la medida fue un esfuerzo para despedirla esencialmente.

Sobre todo porque no hay eventos presenciales previstos en Sao Paulo.

Añadió que era una represalia tanto por el Proyecto Nimbus como por haber denunciado a un miembro de su equipo por supuesto acoso y discriminación.

Koren alao cree que se ha enfrentado a un mayor escrutinio desde la pasada primavera, según LA Times.

En mayo, pidió a Google que se solidarizara con los palestinos tras la agresión israelí de 11 días en Gaza, en la que murieron más de 250 personas.

A principios de noviembre, Koren dijo que se conectó a una videoconferencia para lo que esperaba ser una revisión semanal de rutina con su gerente.

En lugar de ello, dijo, su jefe le presentó un ultimátum: trasladarse a Brasil o perder su puesto.

En su denuncia ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales, dijo que días después de la reunión, Google comunicó a sus colegas que ya no tendría un puesto en el equipo.

Añadió que esto ocurrió a pesar de no haber tomado una decisión sobre el traslado.

Cuando preguntó sobre esto, su jefe supuestamente dijo: “¿Quieres decir que realmente considerarías mudarte a Sao Paulo?”.

A principios de esta semana, más de 500 de sus colegas firmaron una petición en la que acusaban a la dirección de Google de “tomar represalias injustas” contra ella.

“Lamentablemente, el caso de Ariel es coherente con el peligroso historial de represalias contra los trabajadores de Google, que ha sido noticia en los últimos años”.

“… Y esto específicamente contra aquellos que se manifiestan en contra de los contratos que permiten la violencia estatal contra las personas marginadas”, dice la petición.

“La dirección de Google está tomando represalias injustas contra nuestro compañero de trabajo y miembro de DropNimbus, Ariel Koren, por hablar de cómo el contrato del Proyecto Nimbus de Google con el ejército israelí permitirá las violaciones de los derechos humanos de los palestinos”, añadía.

“Justo después de que ayudara a organizarme contra los contratos poco éticos (y 2 días después de volver de la baja por discapacidad), Google me dio 17 días para comprometerme a trasladarme a Sao Paulo o perder mi trabajo”, tuiteó Koren.

“Más de 500 trabajadores han hecho una petición, pero @Google aún no ha anulado el acto de represalia”.

Google, sin embargo, dijo que investigó el incidente y no encontró pruebas de represalias contra Koren.

“Investigamos a fondo las reclamaciones de este empleado y encontramos que no hubo represalias”, dijo la portavoz de Google, Shannon Newberry, en un comunicado.

Fuente: Qudsnen