El Centro Jurídico para los Derechos de las Minorías Palestinas en Israel presentó el pasado 13 de marzo, una petición al Tribunal Supremo de Israel en protesta por la prohibición de la reunificación de las familias palestinas.

La petición se basa en que la prohibición israelí de la reunificación de las familias palestinas violaba derechos constitucionales fundamentales y es contraria al derecho internacional.

“Los iniciadores de la ley se basaron en la determinación general de que cualquier “descendiente” de un padre palestino constituye una amenaza para la seguridad”, indicaron.

Adalah sostiene que la ley pretendía asegurar una mayoría demográfica judía en desmedro de los palestinos, y es parte de las leyes más racistas y discriminatorias del mundo. “La ley declara explícitamente que la prohibición de la unificación familiar palestina tiene por objeto servir al carácter judío del Estado”.

El 10 de marzo pasado, la Kneset aprobó la Ley de Ciudadanía y Entrada en Israel (Orden Temporal), 2022, por una mayoría de 45-15 votos, que impide a los palestinos de Cisjordania o Gaza casados con ciudadanos palestinos israelíes de trasladarse permanentemente a Israel.

Fuente: Qudsnen