El especialista en asuntos de prisioneros, Raafat Hamdouneh, denunció que la agencia de seguridad interna de Israel, el Shin Bet, utiliza descargas eléctricas para torturar a los detenidos y prisioneros palestinos durante sus interrogatorios.

Al describir las formas de tortura utilizadas por el Shin Bet, Hamdouneh explicó que sus agentes “cubren las cabezas con bolsas contaminadas, confinan a los prisioneros en espacios muy pequeños en los que no pueden estar de pie ni dormir, les hacen permanecer de pie durante largos periodos, les rocían agua fría y caliente en la cabeza, y les desnudan y atan a pequeñas sillas de forma que se les presiona la columna vertebral”.

Acusó a la agencia de utilizar “fuerza excesiva” durante los interrogatorios. “Golpean a los prisioneros por todo el cuerpo, incluyendo el pecho, el estómago y otras zonas sensibles del cuerpo; queman a los prisioneros con cigarrillos… a veces llevan perros para que los muerdan. También utilizan descargas eléctricas, privación del sueño y frío extremo, así como sacudidas violentas que pueden paralizar a los presos o causarles discapacidades permanentes.”

Las declaraciones de Hamdouneh se produjeron tras la publicación de un informe del periódico israelí Haaretz en el que se detallaba el trato que recibieron los presos palestinos entre 1985 y 2000. Insistió en que dicho trato es continuo y pidió que se investiguen a nivel internacional los crímenes cometidos por Israel contra los presos palestinos y las violaciones de las leyes y convenios internacionales por parte del Estado. “Todas las torturas utilizadas en las cárceles israelíes son ilegales según el derecho internacional”, concluyó.

Fuente: Monitor de Oriente