Un grupo de colonos israelíes incendió anoche vehículos de propiedad palestina en el pueblo de Jaloud, al norte de Cisjordania, lo que supone el segundo acto de violencia de parte de extremistas que buscan mediante el terror y crímenes de odio sembrar el terror en los habitantes palestinos.

Además incendiaron automoviles, pincharon los neumáticos de varios vehículos y garabatearon grafitis de odio antipalestinos y antiárabes en las paredes exteriores de las casas cercanas.

La violencia de los colonos contra los palestinos y sus propiedades es habitual en Cisjordania y rara vez es perseguida por las autoridades israelíes, estos ataques incluye el incendio de propiedades y mezquitas, el lanzamiento de piedras, el arranque de cultivos y olivos, y los ataques a viviendas vulnerables, entre otros.

Hay más de 700.000 colonos israelíes que viven en asentamientos coloniales en el Jerusalén Oriental ocupado y en Cisjordania, violando el derecho internacional.

Fuente: Days of Palestine