Adalah, el Centro Jurídico para los Derechos de las Minorías Árabes en Israel, ha pedido a la Comisión Internacional Independiente de Investigación de las Naciones Unidas sobre los Territorios Palestinos Ocupados, incluido Jerusalén Este, y en Israel (CoI-OPTI) que “investigue la Nakba y la existencia actual de un régimen colonial con características de apartheid”.

El presidente del Alto Comité de Seguimiento para los Ciudadanos Árabes de Israel, Mohammed Barakeh, y representantes de Adalah instaron a la ONU a  que indague sobre la “confiscación masiva de tierras a los palestinos; la continua prohibición de la unificación familiar palestina; la discriminación sistémica en la distribución de los recursos del Estado, que profundiza las diferencias entre los ciudadanos judíos y palestinos de Israel; y las restricciones a la participación política”.

Adalah destacó las leyes discriminatorias, como la Ley del Estado-Nación Judío, la Ley del Retorno y la Ley de Propiedad de los Ausentes.

“Adalah celebra la creación de la Comisión de Investigación de la ONU, que permite a un organismo independiente de la ONU examinar en profundidad, por primera vez, las causas profundas del conflicto y las graves violaciones de los derechos humanos cometidas contra los palestinos a ambos lados de la Línea Verde”, dijo el grupo de derechos humanos.

“Existen numerosas pruebas de que Israel lleva a cabo prácticas racistas contra todos los palestinos bajo su control, prácticas contrarias a las normas del derecho internacional que no tienen cabida en el mundo. Ahora que Israel ha consagrado constitucionalmente la supremacía judía, en virtud de la Ley del Estado-Nación judío, existe la obligación moral de defender los derechos humanos de todos los palestinos, incluidos los que tienen la ciudadanía israelí.”

 

El CoI-OPTI fue creado por el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la ONU con una resolución adoptada el 27 de mayo de 2021, tras el asalto de Israel a los fieles palestinos durante el mes sagrado del Ramadán del año pasado y su bombardeo de 11 días sobre la franja de Gaza, que causó 256 muertes palestinas, entre ellas 66 niños y 40 mujeres (de las cuales, 5 eran discapacitados).

Esta última investigación difiere en gran medida de las anteriores comisiones independientes de la ONU. En primer lugar, su mandato incluye los Territorios Palestinos Ocupados e Israel, lo que permitirá a la Comisión de Investigación abordar las violaciones de derechos humanos perpetradas contra los ciudadanos palestinos de Israel.

En segundo lugar, la investigación no está limitada en el tiempo; es una investigación continua que examinará todos los aspectos de las violaciones del derecho internacional y humanitario cometidas por Israel hasta el 13 de abril de 2021 y desde entonces.

En tercer lugar, el CDH también otorgó a la comisión de investigación un amplio mandato para examinar todas las causas subyacentes de las tensiones recurrentes, la inestabilidad y la prolongación del conflicto, incluidas la discriminación y la represión sistemáticas basadas en la identidad nacional, étnica, racial o religiosa.

Fuente: Monitor de Oriente