La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) adoptó ayer una resolución que declara nulos todos los procedimientos israelíes destinados a cambiar la identidad de la ciudad santa de Jerusalén y su statu quo legal.

Durante su 214ª sesión celebrada en París, el Consejo Ejecutivo de la UNESCO adoptó por unanimidad la resolución que fue presentada por Jordania en coordinación con los palestinos y los grupos árabes e islámicos.

“La resolución pide a Israel que ponga fin a sus provocaciones y procedimientos ilegales unilaterales contra Haram Al-Sharif … incluyendo la Mezquita de Al Aqsa, así como la Ciudad Vieja de Jerusalén y sus murallas”, dijo el sitio de noticias.

Un portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores de Jordania dijo que la resolución reitera todas las 21 resoluciones anteriores emitidas por el consejo ejecutivo y las 11 resoluciones del Comité del Patrimonio Mundial relativas a Jerusalén, que expresaban todas ellas la preocupación por el fracaso de Israel, la fuerza ocupante, en detener las excavaciones, la construcción de túneles y todas las obras ilegales en el Jerusalén Oriental ocupado.

La resolución, según el ministerio de Asuntos Exteriores, refuerza la posición jordana respecto a la Ciudad Vieja, sus murallas y los lugares sagrados islámicos y cristianos. Esta resolución reitera que todas las medidas israelíes adoptadas para cambiar la identidad de la ciudad son “nulas y sin valor”.

También pide que se envíe una misión de la UNESCO a Jerusalén para inspeccionar las violaciones cometidas por la ocupación.

También se aprobó una segunda resolución centrada en la educación y el patrimonio palestinos, en apoyo del plan de estudios palestino.

El ministro de Relaciones Exteriores palestino, Riyad Al Malki, recibió con satisfacción de la adopción de las resoluciones y subrayó la importancia de aprobarlas en este momento, citando “las continuas violaciones sistemáticas y generalizadas que Israel, la potencia ocupante ilegal, está llevando a cabo contra los derechos del pueblo palestino”.

Fuente: Monitor de Oriente