En un informe conjunto, la Comisión de Asuntos de Prisioneros y Ex Prisioneros, la Sociedad de Prisioneros Palestinos, la Asociación de Apoyo a los Prisioneros y Derechos Humanos Addameer y el Centro de Información Wadi Hilweh, afirmaron que durante el mes de marzo, la ocupación israelí secuestró a 539 palestinos, entre ellos 62 menores y 19 mujeres.

Además informaron que la mayoría de las detenciones en marzo tuvieron lugar en Jerusalén, donde 163 palestinos fueron detenidos, incluidos 43 menores.

Añadieron que a finales de marzo había 4.450 palestinos encarcelados en cárceles israelíes, entre ellos 160 menores, 32 mujeres y 530 detenidos administrativos.

Además, los grupos dijeron que la ocupación israelí emitió 195 órdenes de detención administrativa en marzo, de las cuales 107 eran nuevas órdenes y 88 renovadas.

El informe señaló que durante el mes de marzo se produjo un aumento significativo del número de presos enfermos.

Asimismo, los grupos afirmaron que los presos son sometidos a la política de negligencia médica (muerte lenta) a través de una serie de formas sistemáticas, la más destacada de las cuales es el retraso en el diagnóstico y la provisión del tratamiento necesario.

La política de detención administrativa de Israel permite la detención de palestinos sin cargos ni juicio durante intervalos renovables, basándose en pruebas no reveladas que incluso el abogado del detenido tiene prohibido ver.

Cabe destacar que, desde principios de este año, la ocupación ha emitido casi 400 órdenes de detención administrativa.

Fuente: Days of Palestine