El Estado de Palestina advirtió que la escalada de crímenes por parte de Israel en contra de los palestinos , que incluyen castigos colectivos, ataques contra civiles y el asedio ilegal impuesto a la ciudad de Jenín, deben terminar y apeló a la comunidad internacional a que protega a los civiles palestinos.

Es así como las fuerzas de ocupación israelíes, asesinaron a un hombre e hirieron al menos a otros 11, en la ciudad de Silwad, al norte de Ramallah y en la gobernación de Al Bireh, en las incursiones militares que se llevaron a cabo contra los palestinos en la Cisjordania ocupada.  El ministerio de Salud palestino informó de la muerte de Omar Muhammad Alyan (20 años).

En ese sentido, afirmó el Gobierno palestino que “la decisión de Israel de imponer formas adicionales de castigo colectivo al pueblo palestino es un acto criminal en virtud del derecho internacional y es incompatible con sus obligaciones en virtud del derecho internacional”.

“El Estado de Palestina considera a Israel, la potencia ocupante, plenamente responsable de las repercusiones de sus crímenes y violaciones selectivas”, agregaron.

“Estos crímenes israelíes tienen su origen en el afianzamiento de su ocupación colonial de colonos, basada en la dominación y la discriminación racial. Se basan en privar al pueblo palestino de los derechos humanos más fundamentales, aplicados mediante la imposición indiscriminada de la muerte, el asesinato violento de mujeres y niños, las lesiones, las demoliciones, las detenciones, el castigo colectivo y la fragmentación territorial estratégica del Estado de Palestina en zonas separadas de control de la población.”

El ministerio de Relaciones Exteriores subrayó que “este estado de impunidad crónica y de violencia sistémica es una consecuencia directa de la incapacidad deliberada de la comunidad internacional para hacer que Israel rinda cuentas de sus crímenes y para hacer cumplir el derecho internacional y las resoluciones pertinentes, lo que ha socavado el orden internacional basado en normas. Es indiscutible que el excepcionalismo y el doble rasero imprimen caos y destrucción para todos. La comunidad internacional no puede permitirse seguir tolerando o excusando los continuos crímenes y violaciones del derecho internacional por parte de Israel”.

Subrayó que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas “tiene la obligación de defender su Carta, aplicar sus resoluciones y exigir consecuencias a Israel por sus crímenes”. El fiscal de la Corte Penal Internacional también debe agilizar su investigación independiente sobre los continuos crímenes de Israel, sus funcionarios, sus fuerzas de ocupación y sus colonos.”