Fuerzas de ocupación israelíes asaltaron la mezquita de Al Aqsa, en Jerusalén ocupada,  atacaron, golpearon y persiguieron a los fieles, incluidos mujeres y niños, en un intento de vaciar la mezquita de sus fieles para asegurar la entrada de los colonos al lugar sagrado con motivo del tercer día de la llamada fiesta de Pascua.

Las fuerzas también dispararon balas de metal recubiertas de goma, bombas de sonido y botes de gas lacrimógeno contra los fieles.

Además no permitieron a cientos de fieles musulmanes en las salas de oración. Los fieles denunciaron que las fuerzas rociaron gas pimienta mientras estaban atrapados en las salas.

Durante la incursión y tras el ataque, unos 622 colonos israelíes irrumpieron en el lugar sagrado y realizaron provocadoras oraciones talmúdicas. Entraron en la mezquita por la puerta de Al Mughrabi, que está bajo pleno control israelí.

El viernes, las fuerzas irrumpieron en el lugar sagrado y atacaron brutalmente a los fieles que se reunían para realizar la oración de Al-Fajr, hiriendo a unos 153 y deteniendo a 400.

Mientras que domingo por la mañana, 545 colonos israelíes también irrumpieron en la mezquita de Al-Aqsa, protegidos por fuerzas bien armadas que vaciaron el lugar tras atacar y detener a los fieles, hiriendo al menos a 19 y arrestando a 9, mientras que el lunes, 561 colonos israelíes irrumpieron en la mezquita.

Grupos extremistas habían hecho un llamado para asaltar el recinto esta semana en gran número a partir del domingo para celebrar la Pascua y realizar sacrificios, en violación de los acuerdos de statu quo sobre la práctica religiosa en el lugar.

Fuente: Qudsnen